Skip to Content

Salud visualSalud visual

¿Qué es la Salud visual?

La salud visual es un término que hace alusión al correcto funcionamiento de los ojos, nervios, músculos y cerebro que intervienen en el proceso de la visión.

Sin embargo, algunas enfermedades oculares pueden provocar pérdida de la visión, por lo que es importante identificarlas y tratarlas lo antes posible.

Para disfrutar de una buena salud visual es importante revisar tus ojos periódicamente con un especialista.

Síntomas comunes

Si notas alguno de estos síntomas en ti o en otra persona, busca ayuda médica a la brevedad:

  • Dolor continuo en el ojo
  • Problemas para ver
  • Párpado cortado o desgarrado
  • Un ojo no se mueve tan bien como el otro
  • Un ojo sobresale de su cuenca más que el otro
  • El ojo tiene una pupila de tamaño o forma inusual
  • Hay sangre en la parte clara del ojo
  • La persona tiene algo en el ojo o debajo del párpado que las lágrimas y el parpadeo no pueden quitar

Primeros auxilios

Arañazos en los ojos

Muchas personas han sufrido un rasguño ocular debido a una mascota, un bebé o al utilizar alguna herramienta en el hogar. Si te arañaste la parte blanca del ojo, es posible que veas una mancha de sangre, una línea raspada o un área de enrojecimiento general en la conjuntiva o la esclerótica.

Si sufriste un rasguño en la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo que cubre el iris y la pupila), puedes experimentar síntomas más graves, que incluyen:

  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Dolor de cabeza

Esto se llama abrasión corneal y puede afectar permanentemente tu visión. Es importante acudir con un oftalmólogo de inmediato para una valoración.

Si tienes mucho dolor, problemas para ver o estás preocupado por tu ojo, acude a emergencias para recibir atención médica.

Si te entra arena u otras partículas pequeñas en el ojo

Si te entra arena, suciedad, polvo u otras partículas naturales pequeñas en el ojo, por lo general no es una emergencia. Nuestros ojos son muy buenos para expulsar este tipo de partículas con lágrimas y al parpadear. Deja que tus ojos traten de cuidar las partículas de forma natural antes de hacer cualquier otra cosa.

Si te ha entrado metal, vidrio u otros materiales artificiales en el ojo, eso puede ser más grave. Este tipo de objetos pueden incrustarse en la superficie del ojo, causando irritación continua y más daño. Sigue esta serie de recomendaciones:

  • NO te frotes el ojo.
  • Parpadea varias veces y permite que las lágrimas enjuaguen la partícula.
  • Levanta el párpado superior sobre las pestañas del párpado inferior para permitir que las pestañas intenten eliminar la partícula.
  • Usa lavado de ojos, solución salina o agua corriente del grifo para enjuagar el ojo.
  • Consulta a un médico o acude a la sala de emergencias lo antes posible si no puedes sacar las partículas de tu ojo o si todavía sientes que tienes algo en el mismo después de haber sacado el material.

Si recibes un golpe en el ojo

  • Aplica suavemente una pequeña compresa fría para reducir el dolor y la hinchazón.
  • No uses bisteces u otros alimentos. Estos pueden hacer que bacterias entren en el ojo.
  • NO apliques ninguna presión.
  • Si se produce un ojo morado, dolor o alteración visual incluso después de un golpe leve, comunícate de inmediato con tu oftalmólogo o acude a la sala de emergencias. Incluso un golpe leve puede causar una lesión ocular importante, como un desprendimiento de retina.

Si tu ojo ha sido cortado o perforado

  • Coloca suavemente una cubierta protectora sobre el ojo. La base o el fondo de un vaso de papel pegado en torno al ojo puede servir como escudo hasta que recibas atención médica.
  • NO presiones el protector contra el ojo.
  • NO enjuagues con agua.
  • NO retires ningún objeto que esté atascado en el ojo.
  • NO frotes ni apliques presión en el ojo.
  • No tomes ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Estos diluyen la sangre y pueden aumentar el sangrado.
    Una vez que hayas terminado de proteger el ojo, busca ayuda médica de emergencia.

Quemaduras químicas y salpicaduras en el ojo

  • Enjuaga inmediatamente el ojo con abundante agua limpia.
  • Busca ayuda médica de emergencia de inmediato.
  • Es importante saber qué sustancia química te entró en el ojo, ya que algunas sustancias causan más daño ocular que otras.

Para todas las demás lesiones oculares

Las lesiones que no involucren arena o pequeños rasguños en el ojo deben considerarse potencialmente graves. Si este es tu caso, sigue estas recomendaciones:

  • NO toques, frotes ni apliques presión en el ojo.
  • NO intentes quitar ningún objeto atascado en el ojo.
  • No apliques ungüento o medicamento en el ojo.
  • Las gotas para los ojos no prescritas por un especialista (de venta libre) pueden ser más dolorosas o empeorar la lesión.
  • Los medicamentos solo deben usarse para la afección para la que fueron recetados, no para un tratamiento de emergencia.
  • Consulta a un médico lo antes posible.
  • Si no puedes acudir con un oftalmólogo de inmediato, ve a la sala de emergencias de tu clínica u hospital.

Diagnóstico y
pruebas

Pruebas oculares y exámenes de la vista

Todo el mundo debe hacerse una prueba o examen de la vista para comprobar si existen problemas de visión y de los ojos. Los niños generalmente se someten a este tipo de examen en la escuela o en el consultorio de su unidad de salud durante un chequeo. Los adultos también pueden realizárselo durante sus visitas al médico. Sin embargo, muchas personas requieren más que un examen de la vista, necesitan un examen completo de los ojos con dilatación de pupilas.

Es importante contemplar realizarse exámenes completos de los ojos con dilatación de las pupilas, ya que algunas enfermedades oculares pueden no mostrar señales de advertencia. Estos exámenes son la única forma de detectar estas enfermedades en sus primeras etapas, cuando son más fáciles de tratar.

El examen incluye varias pruebas:

  • Prueba de campo visual – Permite medir tu visión lateral (periférica). Una pérdida de la visión periférica puede ser un signo de glaucoma.
  • Prueba de agudeza visual – Debes leer una tabla optométrica a unos 6 metros de distancia, para verificar qué tan bien puedes ver a diferentes distancias.
  • Tonometría – Mide la presión interior del ojo. Ayuda a detectar el glaucoma.
  • Dilatación – Consiste en colocar gotas para los ojos que dilatan (ensanchan) las pupilas, permitiendo que entre más luz. Tu oftalmólogo examina tus ojos con una lupa especial que le brinda una visión clara de los tejidos importantes en la parte posterior del ojo, incluyendo la retina, la mácula y el nervio óptico.

Si tienes un error de refracción y vas a necesitar anteojos o lentes de contacto, también te realizarán una prueba de refracción. Cuando se hace esta prueba, debes mirar a través de un dispositivo que tiene lentes de diferentes potencias, lo que ayudará a determinar qué lentes te darán la visión más clara.

La edad a la que debes comenzar estos exámenes y la frecuencia con la que los necesitarás dependerá de muchos factores. Estos incluyen tu edad, tus antecedentes familiares y tu estado general de salud. Por ejemplo, si eres afrodescendiente, tienes un mayor riesgo de glaucoma y debes comenzar a hacerte los exámenes antes. Si vives con diabetes, debes hacerte un examen cada año. Consulta con tu proveedor de atención médica si requieres estos exámenes y cuándo.

Detección de enfermedades oculares antes de los 40 años

Si antes de cumplir 40 años presentas síntomas o factores de riesgo de enfermedad ocular es importante que preguntes a un oftalmólogo de inmediato la frecuencia con que debes realizarte exámenes.

Estos factores de riesgo incluyen:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Historia familiar de enfermedad ocular

Si ya acudes con un oftalmólogo para el tratamiento de una enfermedad en proceso o una lesión, no te detengas ahí. Cumple también con tus citas de control para exámenes visuales, para anteojos o para lentes de contacto.

Detección de enfermedades oculares después de los 40 años

Realizarse exámenes periódicos de salud ocular a partir de los 40 años es igual de importante que una mamografía o un estudio de detección de problemas de colon.

Por ello, los adultos sin síntomas ni factores de riesgo de enfermedades oculares deben hacerse un examen de detección al llegar a esta edad. Los signos iniciales de alguna enfermedad y los cambios en la visión pueden empezar aproximadamente a los 40 años. Tu oftalmólogo te indicará la frecuencia con que deberás hacerte un seguimiento con base en los resultados de tu examen de detección. Además, podrá comparar los resultados de tus pruebas iniciales con que se realicen en el futuro.

Los adultos deben adoptar medidas de prevención y cuidado para mantener su salud ocular conforme pasan los años.

Prevención y
protección

Dieta para una adecuada salud visual

Para tener una adecuada salud visual y prevenir enfermedades de la vista, tu dieta debe ser rica en antioxidantes y vitaminas A, C y E, junto a otros elementos beneficiosos como el Omega-3. Por este motivo, en nuestra dieta no pueden faltar alimentos como las naranjas, las espinacas y acelgas, los cacahuetes, las zanahorias, los huevos, la quinoa o los pescados grasos como el salmón, el atún y el halibut.

¿Cómo proteger tus ojos de lesiones y enfermedades?

Para proteger tus ojos de lesiones y enfermedades, sigue estos consejos:

Mantén un peso saludable – Tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo para desarrollar diabetes. Vivir con esta enfermedad aumenta la posibilidad de sufrir retinopatía diabética o glaucoma.
Haz ejercicio regularmente – El ejercicio ayuda a prevenir o controlar la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto. Estas enfermedades pueden ser factores que determinen tu salud visual. Realizar ejercicio con regularidad reduce el riesgo de desarrollar problemas oculares y de visión.
Usa gafas de sol – La exposición al sol puede dañar los ojos y aumentar el riesgo de cataratas y degeneración macular relacionada con la edad. Protege tus ojos usando anteojos de sol que bloqueen del 99 al 100% de la radiación UV-A y UV-B.
Usa gafas protectoras – Para prevenir lesiones en los ojos, necesitas protección ocular cuando: practiques ciertos deportes, trabajes en lugares como fábricas y zonas de construcción, y hagas reparaciones en tu hogar.
Evita fumar – Fumar aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades oculares relacionadas con la edad, como la degeneración macular y las cataratas, y puede dañar el nervio óptico.
Conoce tu historial médico familiar – Algunas enfermedades de los ojos se heredan, por lo que es importante averiguar si alguien en tu familia las ha tenido. Esto puede ayudarte a determinar si tienes un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad ocular.
Conoce tus otros factores de riesgo – A medida que envejeces, puedes desarrollar enfermedades y afecciones oculares relacionadas con la edad. Por ello, es importante que conozcas tus factores de riesgo, ya que puedes reducir tu probabilidad de enfermedades de la vista cambiando algunos comportamientos.
Si usas lentes de contacto, toma medidas para prevenir infecciones oculares – Lávate bien las manos antes de ponerte o quitarte los lentes de contacto. También sigue las instrucciones sobre cómo limpiarlos correctamente y reemplázalos cuando sea necesario.
Dale un descanso a tus ojos – Si pasas mucho tiempo usando una computadora, puedes olvidarte de parpadear y tus ojos pueden cansarse. Para reducir la fatiga visual, prueba la regla 20-20-20: cada 20 minutos, mira a unos 20 pies (6 metros) frente a ti durante 20 segundos.

Prevención de lesiones oculares en el hogar y en el trabajo

¿Sabías que los accidentes que involucran productos domésticos comunes causan 125,000 lesiones en los ojos cada año?

El 90% de estas lesiones oculares se pueden prevenir mediante la comprensión, las prácticas de seguridad y el uso de protección ocular adecuada.

Puedes reducir los riesgos de lesiones oculares para ti y otros miembros de la familia utilizando esta sencilla lista de verificación para diferentes áreas de tu hogar:

Seguridad al aire libre

  • Si cuentas con jardín es importante retirar cualquier objeto o desecho del césped antes de cortarlo.
  • Mantén las pinturas, pesticidas, fertilizantes y productos similares almacenados adecuadamente en un área segura.
  • Mantén tus herramientas en buenas condiciones; las herramientas dañadas deben repararse o reemplazarse.

Usa anteojos de seguridad o anteojos contra el polvo para protegerte contra las partículas que vuelan, así como anteojos de protección química para evitar la exposición de tus ojos a fertilizantes y pesticidas.

Seguridad química

Usa gafas de seguridad química cuando uses solventes y detergentes peligrosos.
Lee y sigue todas las instrucciones del fabricante y las etiquetas de advertencia.
No mezcles agentes de limpieza.

Ten en cuenta que los anteojos regulares no siempre brindan suficiente protección.

Seguridad en los niños

Cada año, miles de niñas y niños menores de 5 años tienen accidentes oculares en el hogar, jugando o en el automóvil. Estas lesiones pueden dañar la vista e incluso causar ceguera. Seguir algunos pasos simples ayuda a prevenir lesiones.

Las causas más comunes de lesiones oculares en los niños son:

  • Hacer uso inapropiado de los juguetes.
  • Caídas de la cama, contra los muebles, en las escaleras y al jugar con juguetes.
  • Mal uso de herramientas y objetos cotidianos (herramientas de trabajo y jardín, cuchillos y tenedores, bolígrafos y lápices).
  • Tener contacto con productos nocivos para el hogar (detergentes, pinturas, pegamentos, etc.)
  • Accidentes automovilísticos.

Seguridad en interiores

  • Ilumina espacios oscuros
  • Procura iluminar pasamanos para mejorar la seguridad en las escaleras.
  • Usa puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  • Protege las esquinas y los bordes afilados de los muebles y accesorios del hogar.
  • Instala cerraduras de gabinetes y cajones en cocinas y baños.
  • Guarda los artículos de uso personal (cosméticos, productos de tocador), utensilios de cocina y artículos de escritorio fuera del alcance de los niños.
  • Mantén las pinturas, pesticidas, fertilizantes y productos similares almacenados adecuadamente en un área segura.

Seguridad de los juguetes

  • Lee todas las advertencias e instrucciones sobre los juguetes de tu hija o hijo.
  • Evita aquellos con puntas afiladas o rígidas, ejes, púas, varillas y bordes peligrosos.
  • Mantén los juguetes destinados a niños mayores lejos de los niños más pequeños.
  • Evita los juguetes voladores y los que disparan proyectiles; estos representan un peligro para todas las niñas y los niños, particularmente los menores de cinco años.
  • Ten cuidado con los artículos en los patios de recreo y las áreas de juego que representan un peligro potencial para los ojos.

Mantén las pistolas de aire comprimido fuera del alcance de los niños.

Seguridad en el automóvil

  • Usa sistemas de sujeción para los ocupantes, como asientos de seguridad para bebés y niños, asientos elevados, cinturones de seguridad y arneses para los hombros en los automóviles.
  • Los menores de 12 años nunca deben viajar en el asiento delantero.
  • Guarda los artículos sueltos en el baúl o cajuela o asegúralos en el piso. Cualquier objeto suelto puede volverse peligroso en un choque.

Preguntas
frecuentes

  1. ​​¿Puedo tener problema de visión y no presentar síntomas?

Muchas condiciones inicialmente no causan ningún síntoma notable y, por lo tanto, las personas generalmente no saben que existe un problema con la salud de sus ojos. Los exámenes oculares regulares con un oftalmólogo son esenciales para la detección temprana de enfermedades oculares. Por ejemplo, la mitad de las personas con glaucoma no saben que padecen la enfermedad. Este también suele ser el caso de la retinopatía diabética, y muchas personas desconocen la afección hasta que se encuentra en las etapas posteriores.

  1. ¿Cómo puedo programar un examen de la vista?

Los exámenes de la vista se pueden programar comunicándote directamente con un oftalmólogo. También puedes hablar con tu médico de cabecera, quien podrá referirte con un optometrista local o derivarte a un oftalmólogo si es necesario.

  1. ¿Cómo puedo encontrar un oftalmólogo?

Puedes buscar una lista de oftalmólogos locales a través de Internet visitando los sitios web de la Secretaría de Salud o de sus instituciones de salud pública, así como en las páginas web de los hospitales privados.

  1. ¿Cuánto cuesta un examen de la vista?

Los exámenes de la vista son gratuitos en las instituciones de salud pública e incluso en muchos de los proveedores de salud ocular privados. Pídele a tu oftalmólogo u optometrista que te confirmen si habrá algún costo por los servicios prestados al programar tu cita.

  1. Me han diagnosticado una afección ocular, ¿qué debo hacer?

Si te han diagnosticado una afección ocular, puedes familiarizarte con los diferentes tipos de enfermedades oculares, estar al tanto de cómo progresan y saber qué tratamientos o métodos de manejo se encuentran disponibles.

  1. ¿Qué es la ceguera legal?

La pérdida de visión puede afectar la vista de diferentes maneras (afectando los colores, la iluminación, las formas, etc.). Una persona con baja visión tiene una pérdida permanente de la visión que no se puede corregir con anteojos, afectando así su vida diaria.

‘Discapacidad visual’ o ‘parcialmente vidente’ también son términos comunes que se utilizan para describir a alguien que vive con pérdida de visión. Solo unas pocas personas no tienen vista en absoluto. Comúnmente, las personas tendrán un pequeño parche de visión o podrán detectar la luz y las sombras. Una persona se considera legalmente ciega si no puede ver a seis metros lo que alguien con visión normal puede ver a 60 metros, o si su campo de visión es inferior a 20 grados de diámetro.

  1. ¿La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es dolorosa?

No. La DMAE no causa dolor físico ni molestias. Esta puede ocurrir sin que te des cuenta al principio. Es por eso que los exámenes oculares periódicos (incluido un examen de la retina) son esenciales para detectar la DMAE a tiempo.

  1. ¿Yo puedo revisar mi retina o mácula en busca de signos de daño antes de mostrar síntomas?

No. Tu retina recubre el interior de tu ojo y necesitas un examen de la vista realizado por un profesional de la salud ocular, donde se dilatan tus pupilas para verificar la salud de la retina o la mácula. Aunque no puedas revisar tu retina o mácula en busca de daños, sí puedes utilizar una rejilla de Amsler (cuadrícula de líneas verticales y horizontales con un punto de fijación central) para identificar signos de cambios en tu visión.

  1. ¿Mis cataratas han sido causadas por no usar gafas oscuras?

La exposición a la luz ultravioleta (luz solar) puede aumentar la posibilidad de desarrollar cataratas, por lo que es una buena idea proteger tu vista del sol usando un sombrero y gafas de sol.

  1. ¿Existen diferentes tipos de cataratas?

Sí. La mayoría de las cataratas están relacionadas con la edad, pero otros ejemplos incluyen congénitas (presentes al nacer), inducidas por fármacos (esteroides) y traumáticas (lesión en el ojo). Las cataratas a menudo se desarrollan en ambos ojos al mismo tiempo.

  1. ¿Por qué mi visión fluctúa mucho?

Estos cambios pueden deberse a niveles altos de glucosa en la sangre, que pueden causar cambios temporales en el cristalino del ojo. Cuando los niveles de glucosa sanguínea disminuyen, la borrosidad suele desaparecer. Los cambios en la visión también pueden ser un síntoma de retinopatía diabética. Si experimentas cambios en tu visión, visita a un oftalmólogo o habla con tu médico de cabecera.

  1. ¿Tiene algún sentido que me esfuerce en controlar mi diabetes si ya tengo retinopatía diabética?

Sí. Existe una fuerte evidencia de que la progresión se puede ralentizar en un 50 por ciento, particularmente si la retinopatía diabética es leve o moderada. Un buen control de la diabetes también puede retrasar la progresión de otros problemas relacionados con la diabetes como el daño renal, y garantizar que los procedimientos quirúrgicos, como la cirugía de cataratas, no se retrasen.

  1. ¿Puede el glaucoma causar ceguera?

Sí. Si no se detecta ni se trata el glaucoma, el resultado será la ceguera. Por eso es tan importante la detección temprana. El tratamiento para el glaucoma puede controlar el progreso de la enfermedad y disminuir la tasa de pérdida de la visión. Es importante que sigas los planes de tratamiento y te realices revisiones periódicas con tu profesional de la salud visual para monitorear su progreso. La pérdida de visión por dicha enfermedad no es reversible.

Si notas alguno de estos síntomas en ti o en otra persona, busca ayuda médica a la brevedad:

  • Dolor continuo en el ojo
  • Problemas para ver
  • Párpado cortado o desgarrado
  • Un ojo no se mueve tan bien como el otro
  • Un ojo sobresale de su cuenca más que el otro
  • El ojo tiene una pupila de tamaño o forma inusual
  • Hay sangre en la parte clara del ojo
  • La persona tiene algo en el ojo o debajo del párpado que las lágrimas y el parpadeo no pueden quitar

Arañazos en los ojos

Muchas personas han sufrido un rasguño ocular debido a una mascota, un bebé o al utilizar alguna herramienta en el hogar. Si te arañaste la parte blanca del ojo, es posible que veas una mancha de sangre, una línea raspada o un área de enrojecimiento general en la conjuntiva o la esclerótica.

Si sufriste un rasguño en la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo que cubre el iris y la pupila), puedes experimentar síntomas más graves, que incluyen:

  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Dolor de cabeza

Esto se llama abrasión corneal y puede afectar permanentemente tu visión. Es importante acudir con un oftalmólogo de inmediato para una valoración.

Si tienes mucho dolor, problemas para ver o estás preocupado por tu ojo, acude a emergencias para recibir atención médica.

Si te entra arena u otras partículas pequeñas en el ojo

Si te entra arena, suciedad, polvo u otras partículas naturales pequeñas en el ojo, por lo general no es una emergencia. Nuestros ojos son muy buenos para expulsar este tipo de partículas con lágrimas y al parpadear. Deja que tus ojos traten de cuidar las partículas de forma natural antes de hacer cualquier otra cosa.

Si te ha entrado metal, vidrio u otros materiales artificiales en el ojo, eso puede ser más grave. Este tipo de objetos pueden incrustarse en la superficie del ojo, causando irritación continua y más daño. Sigue esta serie de recomendaciones:

  • NO te frotes el ojo.
  • Parpadea varias veces y permite que las lágrimas enjuaguen la partícula.
  • Levanta el párpado superior sobre las pestañas del párpado inferior para permitir que las pestañas intenten eliminar la partícula.
  • Usa lavado de ojos, solución salina o agua corriente del grifo para enjuagar el ojo.
  • Consulta a un médico o acude a la sala de emergencias lo antes posible si no puedes sacar las partículas de tu ojo o si todavía sientes que tienes algo en el mismo después de haber sacado el material.

Si recibes un golpe en el ojo

  • Aplica suavemente una pequeña compresa fría para reducir el dolor y la hinchazón.
  • No uses bisteces u otros alimentos. Estos pueden hacer que bacterias entren en el ojo.
  • NO apliques ninguna presión.
  • Si se produce un ojo morado, dolor o alteración visual incluso después de un golpe leve, comunícate de inmediato con tu oftalmólogo o acude a la sala de emergencias. Incluso un golpe leve puede causar una lesión ocular importante, como un desprendimiento de retina.

Si tu ojo ha sido cortado o perforado

  • Coloca suavemente una cubierta protectora sobre el ojo. La base o el fondo de un vaso de papel pegado en torno al ojo puede servir como escudo hasta que recibas atención médica.
  • NO presiones el protector contra el ojo.
  • NO enjuagues con agua.
  • NO retires ningún objeto que esté atascado en el ojo.
  • NO frotes ni apliques presión en el ojo.
  • No tomes ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Estos diluyen la sangre y pueden aumentar el sangrado.
    Una vez que hayas terminado de proteger el ojo, busca ayuda médica de emergencia.

Quemaduras químicas y salpicaduras en el ojo

  • Enjuaga inmediatamente el ojo con abundante agua limpia.
  • Busca ayuda médica de emergencia de inmediato.
  • Es importante saber qué sustancia química te entró en el ojo, ya que algunas sustancias causan más daño ocular que otras.

Para todas las demás lesiones oculares

Las lesiones que no involucren arena o pequeños rasguños en el ojo deben considerarse potencialmente graves. Si este es tu caso, sigue estas recomendaciones:

  • NO toques, frotes ni apliques presión en el ojo.
  • NO intentes quitar ningún objeto atascado en el ojo.
  • No apliques ungüento o medicamento en el ojo.
  • Las gotas para los ojos no prescritas por un especialista (de venta libre) pueden ser más dolorosas o empeorar la lesión.
  • Los medicamentos solo deben usarse para la afección para la que fueron recetados, no para un tratamiento de emergencia.
  • Consulta a un médico lo antes posible.
  • Si no puedes acudir con un oftalmólogo de inmediato, ve a la sala de emergencias de tu clínica u hospital.

Pruebas oculares y exámenes de la vista

Todo el mundo debe hacerse una prueba o examen de la vista para comprobar si existen problemas de visión y de los ojos. Los niños generalmente se someten a este tipo de examen en la escuela o en el consultorio de su unidad de salud durante un chequeo. Los adultos también pueden realizárselo durante sus visitas al médico. Sin embargo, muchas personas requieren más que un examen de la vista, necesitan un examen completo de los ojos con dilatación de pupilas.

Es importante contemplar realizarse exámenes completos de los ojos con dilatación de las pupilas, ya que algunas enfermedades oculares pueden no mostrar señales de advertencia. Estos exámenes son la única forma de detectar estas enfermedades en sus primeras etapas, cuando son más fáciles de tratar.

El examen incluye varias pruebas:

  • Prueba de campo visual – Permite medir tu visión lateral (periférica). Una pérdida de la visión periférica puede ser un signo de glaucoma.
  • Prueba de agudeza visual – Debes leer una tabla optométrica a unos 6 metros de distancia, para verificar qué tan bien puedes ver a diferentes distancias.
  • Tonometría – Mide la presión interior del ojo. Ayuda a detectar el glaucoma.
  • Dilatación – Consiste en colocar gotas para los ojos que dilatan (ensanchan) las pupilas, permitiendo que entre más luz. Tu oftalmólogo examina tus ojos con una lupa especial que le brinda una visión clara de los tejidos importantes en la parte posterior del ojo, incluyendo la retina, la mácula y el nervio óptico.

Si tienes un error de refracción y vas a necesitar anteojos o lentes de contacto, también te realizarán una prueba de refracción. Cuando se hace esta prueba, debes mirar a través de un dispositivo que tiene lentes de diferentes potencias, lo que ayudará a determinar qué lentes te darán la visión más clara.

La edad a la que debes comenzar estos exámenes y la frecuencia con la que los necesitarás dependerá de muchos factores. Estos incluyen tu edad, tus antecedentes familiares y tu estado general de salud. Por ejemplo, si eres afrodescendiente, tienes un mayor riesgo de glaucoma y debes comenzar a hacerte los exámenes antes. Si vives con diabetes, debes hacerte un examen cada año. Consulta con tu proveedor de atención médica si requieres estos exámenes y cuándo.

Detección de enfermedades oculares antes de los 40 años

Si antes de cumplir 40 años presentas síntomas o factores de riesgo de enfermedad ocular es importante que preguntes a un oftalmólogo de inmediato la frecuencia con que debes realizarte exámenes.

Estos factores de riesgo incluyen:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Historia familiar de enfermedad ocular

Si ya acudes con un oftalmólogo para el tratamiento de una enfermedad en proceso o una lesión, no te detengas ahí. Cumple también con tus citas de control para exámenes visuales, para anteojos o para lentes de contacto.

Detección de enfermedades oculares después de los 40 años

Realizarse exámenes periódicos de salud ocular a partir de los 40 años es igual de importante que una mamografía o un estudio de detección de problemas de colon.

Por ello, los adultos sin síntomas ni factores de riesgo de enfermedades oculares deben hacerse un examen de detección al llegar a esta edad. Los signos iniciales de alguna enfermedad y los cambios en la visión pueden empezar aproximadamente a los 40 años. Tu oftalmólogo te indicará la frecuencia con que deberás hacerte un seguimiento con base en los resultados de tu examen de detección. Además, podrá comparar los resultados de tus pruebas iniciales con que se realicen en el futuro.

Los adultos deben adoptar medidas de prevención y cuidado para mantener su salud ocular conforme pasan los años.

Dieta para una adecuada salud visual

Para tener una adecuada salud visual y prevenir enfermedades de la vista, tu dieta debe ser rica en antioxidantes y vitaminas A, C y E, junto a otros elementos beneficiosos como el Omega-3. Por este motivo, en nuestra dieta no pueden faltar alimentos como las naranjas, las espinacas y acelgas, los cacahuetes, las zanahorias, los huevos, la quinoa o los pescados grasos como el salmón, el atún y el halibut.

¿Cómo proteger tus ojos de lesiones y enfermedades?

Para proteger tus ojos de lesiones y enfermedades, sigue estos consejos:

Mantén un peso saludable – Tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo para desarrollar diabetes. Vivir con esta enfermedad aumenta la posibilidad de sufrir retinopatía diabética o glaucoma.
Haz ejercicio regularmente – El ejercicio ayuda a prevenir o controlar la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto. Estas enfermedades pueden ser factores que determinen tu salud visual. Realizar ejercicio con regularidad reduce el riesgo de desarrollar problemas oculares y de visión.
Usa gafas de sol – La exposición al sol puede dañar los ojos y aumentar el riesgo de cataratas y degeneración macular relacionada con la edad. Protege tus ojos usando anteojos de sol que bloqueen del 99 al 100% de la radiación UV-A y UV-B.
Usa gafas protectoras – Para prevenir lesiones en los ojos, necesitas protección ocular cuando: practiques ciertos deportes, trabajes en lugares como fábricas y zonas de construcción, y hagas reparaciones en tu hogar.
Evita fumar – Fumar aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades oculares relacionadas con la edad, como la degeneración macular y las cataratas, y puede dañar el nervio óptico.
Conoce tu historial médico familiar – Algunas enfermedades de los ojos se heredan, por lo que es importante averiguar si alguien en tu familia las ha tenido. Esto puede ayudarte a determinar si tienes un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad ocular.
Conoce tus otros factores de riesgo – A medida que envejeces, puedes desarrollar enfermedades y afecciones oculares relacionadas con la edad. Por ello, es importante que conozcas tus factores de riesgo, ya que puedes reducir tu probabilidad de enfermedades de la vista cambiando algunos comportamientos.
Si usas lentes de contacto, toma medidas para prevenir infecciones oculares – Lávate bien las manos antes de ponerte o quitarte los lentes de contacto. También sigue las instrucciones sobre cómo limpiarlos correctamente y reemplázalos cuando sea necesario.
Dale un descanso a tus ojos – Si pasas mucho tiempo usando una computadora, puedes olvidarte de parpadear y tus ojos pueden cansarse. Para reducir la fatiga visual, prueba la regla 20-20-20: cada 20 minutos, mira a unos 20 pies (6 metros) frente a ti durante 20 segundos.

Prevención de lesiones oculares en el hogar y en el trabajo

¿Sabías que los accidentes que involucran productos domésticos comunes causan 125,000 lesiones en los ojos cada año?

El 90% de estas lesiones oculares se pueden prevenir mediante la comprensión, las prácticas de seguridad y el uso de protección ocular adecuada.

Puedes reducir los riesgos de lesiones oculares para ti y otros miembros de la familia utilizando esta sencilla lista de verificación para diferentes áreas de tu hogar:

Seguridad al aire libre

  • Si cuentas con jardín es importante retirar cualquier objeto o desecho del césped antes de cortarlo.
  • Mantén las pinturas, pesticidas, fertilizantes y productos similares almacenados adecuadamente en un área segura.
  • Mantén tus herramientas en buenas condiciones; las herramientas dañadas deben repararse o reemplazarse.

Usa anteojos de seguridad o anteojos contra el polvo para protegerte contra las partículas que vuelan, así como anteojos de protección química para evitar la exposición de tus ojos a fertilizantes y pesticidas.

Seguridad química

Usa gafas de seguridad química cuando uses solventes y detergentes peligrosos.
Lee y sigue todas las instrucciones del fabricante y las etiquetas de advertencia.
No mezcles agentes de limpieza.

Ten en cuenta que los anteojos regulares no siempre brindan suficiente protección.

Seguridad en los niños

Cada año, miles de niñas y niños menores de 5 años tienen accidentes oculares en el hogar, jugando o en el automóvil. Estas lesiones pueden dañar la vista e incluso causar ceguera. Seguir algunos pasos simples ayuda a prevenir lesiones.

Las causas más comunes de lesiones oculares en los niños son:

  • Hacer uso inapropiado de los juguetes.
  • Caídas de la cama, contra los muebles, en las escaleras y al jugar con juguetes.
  • Mal uso de herramientas y objetos cotidianos (herramientas de trabajo y jardín, cuchillos y tenedores, bolígrafos y lápices).
  • Tener contacto con productos nocivos para el hogar (detergentes, pinturas, pegamentos, etc.)
  • Accidentes automovilísticos.

Seguridad en interiores

  • Ilumina espacios oscuros
  • Procura iluminar pasamanos para mejorar la seguridad en las escaleras.
  • Usa puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  • Protege las esquinas y los bordes afilados de los muebles y accesorios del hogar.
  • Instala cerraduras de gabinetes y cajones en cocinas y baños.
  • Guarda los artículos de uso personal (cosméticos, productos de tocador), utensilios de cocina y artículos de escritorio fuera del alcance de los niños.
  • Mantén las pinturas, pesticidas, fertilizantes y productos similares almacenados adecuadamente en un área segura.

Seguridad de los juguetes

  • Lee todas las advertencias e instrucciones sobre los juguetes de tu hija o hijo.
  • Evita aquellos con puntas afiladas o rígidas, ejes, púas, varillas y bordes peligrosos.
  • Mantén los juguetes destinados a niños mayores lejos de los niños más pequeños.
  • Evita los juguetes voladores y los que disparan proyectiles; estos representan un peligro para todas las niñas y los niños, particularmente los menores de cinco años.
  • Ten cuidado con los artículos en los patios de recreo y las áreas de juego que representan un peligro potencial para los ojos.

Mantén las pistolas de aire comprimido fuera del alcance de los niños.

Seguridad en el automóvil

  • Usa sistemas de sujeción para los ocupantes, como asientos de seguridad para bebés y niños, asientos elevados, cinturones de seguridad y arneses para los hombros en los automóviles.
  • Los menores de 12 años nunca deben viajar en el asiento delantero.
  • Guarda los artículos sueltos en el baúl o cajuela o asegúralos en el piso. Cualquier objeto suelto puede volverse peligroso en un choque.

  1. ​​¿Puedo tener problema de visión y no presentar síntomas?

Muchas condiciones inicialmente no causan ningún síntoma notable y, por lo tanto, las personas generalmente no saben que existe un problema con la salud de sus ojos. Los exámenes oculares regulares con un oftalmólogo son esenciales para la detección temprana de enfermedades oculares. Por ejemplo, la mitad de las personas con glaucoma no saben que padecen la enfermedad. Este también suele ser el caso de la retinopatía diabética, y muchas personas desconocen la afección hasta que se encuentra en las etapas posteriores.

  1. ¿Cómo puedo programar un examen de la vista?

Los exámenes de la vista se pueden programar comunicándote directamente con un oftalmólogo. También puedes hablar con tu médico de cabecera, quien podrá referirte con un optometrista local o derivarte a un oftalmólogo si es necesario.

  1. ¿Cómo puedo encontrar un oftalmólogo?

Puedes buscar una lista de oftalmólogos locales a través de Internet visitando los sitios web de la Secretaría de Salud o de sus instituciones de salud pública, así como en las páginas web de los hospitales privados.

  1. ¿Cuánto cuesta un examen de la vista?

Los exámenes de la vista son gratuitos en las instituciones de salud pública e incluso en muchos de los proveedores de salud ocular privados. Pídele a tu oftalmólogo u optometrista que te confirmen si habrá algún costo por los servicios prestados al programar tu cita.

  1. Me han diagnosticado una afección ocular, ¿qué debo hacer?

Si te han diagnosticado una afección ocular, puedes familiarizarte con los diferentes tipos de enfermedades oculares, estar al tanto de cómo progresan y saber qué tratamientos o métodos de manejo se encuentran disponibles.

  1. ¿Qué es la ceguera legal?

La pérdida de visión puede afectar la vista de diferentes maneras (afectando los colores, la iluminación, las formas, etc.). Una persona con baja visión tiene una pérdida permanente de la visión que no se puede corregir con anteojos, afectando así su vida diaria.

‘Discapacidad visual’ o ‘parcialmente vidente’ también son términos comunes que se utilizan para describir a alguien que vive con pérdida de visión. Solo unas pocas personas no tienen vista en absoluto. Comúnmente, las personas tendrán un pequeño parche de visión o podrán detectar la luz y las sombras. Una persona se considera legalmente ciega si no puede ver a seis metros lo que alguien con visión normal puede ver a 60 metros, o si su campo de visión es inferior a 20 grados de diámetro.

  1. ¿La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es dolorosa?

No. La DMAE no causa dolor físico ni molestias. Esta puede ocurrir sin que te des cuenta al principio. Es por eso que los exámenes oculares periódicos (incluido un examen de la retina) son esenciales para detectar la DMAE a tiempo.

  1. ¿Yo puedo revisar mi retina o mácula en busca de signos de daño antes de mostrar síntomas?

No. Tu retina recubre el interior de tu ojo y necesitas un examen de la vista realizado por un profesional de la salud ocular, donde se dilatan tus pupilas para verificar la salud de la retina o la mácula. Aunque no puedas revisar tu retina o mácula en busca de daños, sí puedes utilizar una rejilla de Amsler (cuadrícula de líneas verticales y horizontales con un punto de fijación central) para identificar signos de cambios en tu visión.

  1. ¿Mis cataratas han sido causadas por no usar gafas oscuras?

La exposición a la luz ultravioleta (luz solar) puede aumentar la posibilidad de desarrollar cataratas, por lo que es una buena idea proteger tu vista del sol usando un sombrero y gafas de sol.

  1. ¿Existen diferentes tipos de cataratas?

Sí. La mayoría de las cataratas están relacionadas con la edad, pero otros ejemplos incluyen congénitas (presentes al nacer), inducidas por fármacos (esteroides) y traumáticas (lesión en el ojo). Las cataratas a menudo se desarrollan en ambos ojos al mismo tiempo.

  1. ¿Por qué mi visión fluctúa mucho?

Estos cambios pueden deberse a niveles altos de glucosa en la sangre, que pueden causar cambios temporales en el cristalino del ojo. Cuando los niveles de glucosa sanguínea disminuyen, la borrosidad suele desaparecer. Los cambios en la visión también pueden ser un síntoma de retinopatía diabética. Si experimentas cambios en tu visión, visita a un oftalmólogo o habla con tu médico de cabecera.

  1. ¿Tiene algún sentido que me esfuerce en controlar mi diabetes si ya tengo retinopatía diabética?

Sí. Existe una fuerte evidencia de que la progresión se puede ralentizar en un 50 por ciento, particularmente si la retinopatía diabética es leve o moderada. Un buen control de la diabetes también puede retrasar la progresión de otros problemas relacionados con la diabetes como el daño renal, y garantizar que los procedimientos quirúrgicos, como la cirugía de cataratas, no se retrasen.

  1. ¿Puede el glaucoma causar ceguera?

Sí. Si no se detecta ni se trata el glaucoma, el resultado será la ceguera. Por eso es tan importante la detección temprana. El tratamiento para el glaucoma puede controlar el progreso de la enfermedad y disminuir la tasa de pérdida de la visión. Es importante que sigas los planes de tratamiento y te realices revisiones periódicas con tu profesional de la salud visual para monitorear su progreso. La pérdida de visión por dicha enfermedad no es reversible.