Skip to Content

DiabetesEmbarazo

¿Qué es embarazo?

El embarazo comienza cuando un óvulo es fecundado por uno de los 500 millones de espermatozoides que se acercan a él. Sólo doce horas después de la fusión del óvulo y el esperma se produce la primera división celular. Al cuarto día después de la fecundación, el pequeño grupo de células abandonan la trompa de Falopio y entra en el útero de la madre, donde se implanta. Tres semanas después de la fecundación el bebé tiene apenas 2mm de largo y un corazón que late. Una semana después, la forma inicial de un ser humano ya se puede ver.

Síntomas

Existen una serie de síntomas y señales del embarazo, siendo los primeras la suspensión de la menstruación o amenorrea. A estas le siguen náuseas, acidez, dolor abdominal, hinchazón, cambios en el apetito, problemas respiratorios, dolores de muelas, calambres en las piernas, dolores de espalda e irritaciones urinarias o genitales.

Diagnóstico

En la actualidad existen varios métodos confiables para detectar un embarazo. Cuando se habla de estas pruebas de lo que se habla es de métodos para medir la hormona llamada gonadotropina coriónica humana (GCH), que es producida por el bebe al principio del embarazo. La GCH se puede detectar por medio de la sangre u orina, incluso a los 10 días después de la concepción.

Existen dos tipos de examen y dos formas de realizarlo. Los tipos son cualitativo, que mide la presencia de la hormona, y cuantitativo, que mide la cantidad de esta que se encuentra presente. Las formas de realizarlos son a través de la sangre, que se realiza extrayendo un tubo y enviándolo a laboratorio. Los resultados tardan entre algunas horas y un día entero, y a través de orina aplicada en una banda química preparada, el resultado es prácticamente inmediato.

Existen otros métodos para detectar o constatar un embarazo. Entre ellos están:

  • Ultrasonido o ecografía. Aproximadamente a la 6 semana se puede ver el latido del corazón y con mayor claridad a partir de la semana 8; sin embargo el saco gestacional se puede ver desde la semana 4.
  • Auscultación de frecuencia cardiaca a través de un fonendoscopio o una ecografía Doppler. La frecuencia cardiaca se puede detectar a partir de las 18-20 semanas con fonendoscopio y entre las 12 y 14 con Doppler.
  • Percepción de movimientos del feto. Generalmente la madre puede percibir estos movimientos antes que el médico, esto sucede normalmente entre la semana 16 y 20 del embarazo.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, NOM-034-SSA2-2002 Para la prevención y control de los defectos al nacimiento.

Causas

La causa que da lugar a un embarazo exitoso es la fertilización de un óvulo por parte de un espermatozoide.

Lo anterior no es posible si el hombre o la mujer, o ambos, padecen infertilidad. Esta se define como la incapacidad que sufre una pareja para concebir tras un año de tener relaciones sexuales regulares sin el uso de algún método de prevención del embarazo.

Se sabe que las hormonas y sus receptores deben operar siempre en armonía, y cualquier alteración en alguno de estos elementos o en varios de sus componentes, puede romper el equilibrio y generar una situación de infertilidad.

Las principales causas que pueden originar infertilidad en la mujer son los trastornos en la ovulación, que impiden o limitan la producción de óvulos o gametos femeninos

Prevención

Para llevar un embarazo sano y prevenir complicaciones, debes cuidarte a ti misma y a tu bebé. Un buen sitio para comenzar es visitar a un médico especializado antes de la concepción.

Este podrá realizar una historia clínica detallada que facilitará un control físico apropiado y podrá ofrecer asesoramiento preciso cuando sea necesario.

Los análisis de sangre pueden ser una opción. Estos suelen incluir una biometría hemática completa y los niveles de ferritina (las mujeres suelen tener bajas reservas de hierro). Otros tipos de pruebas de sangre dependerán de las necesidades de cada caso. Se puede recomendar también una prueba de orina para descartar infecciones y medir proteínas y glucosa. Un examen de Papanicolaou puede ser necesario, así como la verificación de la presión arterial.

Asimismo, aumentarás las probabilidades de tener un embarazo saludable siguiendo estas medidas:

1. Come tres comidas y dos colaciones balanceadas al día.
2. Toma una vitamina prenatal todos los días como loindique tu obstetra o médico del seguro.
3. Bebe muchos líquidos, por lo menos de ocho a 10 vasos al día , evita la cafeína y colorante artificial.
4. No bebas alcohol.
5. No fumes ni permitas que te expongan al humo de segunda mano.
6. El ejercicio es importante para tu salud en general y puede ayudar a reducir el estrés. Camina de quince a veinte minutos cada día a un ritmo moderado o toma una clase de ejercicios de embarazo. Camina en zonas seguras.
7. Duerme lo suficiente, al menos ocho horas por noche. Si estás sufriendo de trastornos del sueño, duerme siestas durante el día y visita a tu médico para pedirle consejos.
8. Utiliza zapatos cómodos y pon los pies arriba varias veces al día para evitar la fatiga y la hinchazón de las piernas y los tobillos.
9. Continúa usando el cinturón de seguridad al viajar en vehículos de motor. La parte del hombro deberá colocarse sobre la clavícula, atravesar tu pecho entre tus senos y a un costado de tu vientre. La parte que da vuelta se colocará bajo el abdomen lo más bajo posible, en las caderas y en los muslos, nunca por encima del abdomen. Además, las mujeres embarazadas deberán sentarse lo más lejos posible de las bolsas de aire.
10. No tomes medicamentos de venta libre o remedios a base de plantas medicinales sin antes consultar a tu ginecólogo u obstetra.

Asimismo, durante el primer trimestre de embarazo, debes someterte a exámenes como una ecografía nucal para detectar el síndrome de Down y a la Prueba de las vellosidades coriónicas (CVS), a fin de detectar defectos congénitos. Si aún no estás tomando ácido fólico, debes comenzar ahora con el fin de prevenir los defectos del tubo neural, como la espina bífida. Se recomienda que las mujeres tomen una dosis de ácido fólico cada día cuando planean quedar embarazadas y durante los primeros tres meses de embarazo. Esto no es un sustituto de una dieta equilibrada.

Durante las semanas 24 a 28 se te realizará una prueba de tolerancia a la glucosa para detectar diabetes gestacional y, si es así, debes tomar medidas para evitar complicaciones. Además, durante todo el embarazo, tienes que estar monitorizando tu presión arterial para detectar cualquier dato de complicaciones como preeclampsia.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Tratamiento

Existe un conjunto de pasos que debes seguir para mejorar tu salud antes del embarazo:

  • Sigue una dieta bien equilibrada.
  • Bebe mucha agua.
  • Toma suplementos nutricionales.
  • Deja por completo el cigarro.
  • Evita la cafeína en grandes cantidades, se ha demostrado que disminuye las posibilidades de quedar embarazada.
  • Modera tu consumo de chocolate.
  • Disminuye el consumo de alcohol, lo ideal sería evitarlo por completo.
  • Evita los medicamentos a menos que los recomiende un médico y hazle saber que estás tratando de quedar embarazada.
  • Evita el contacto con productos químicos de alta toxicidad.
  • Evita el exceso de calefacción, en particular saunas y spas.
  • Si no haces ejercicio, trata de comenzar con una rutina de ejercicio razonable y normal, eso tiene grandes beneficios para el embarazo, así como para la salud en general.
  • Evita el estrés y practica la relajación.
  • Visita a un médico especializado en preconcepción.

El médico puede recomendarte un tratamiento farmacológico si tu embarazo es de alto riesgo por diversas causas o si padeces preeclampsia (presión arterial elevada durante el embarazo).

Preguntas
frecuentes

  1. ¿Qué debo saber sobre el parto?

Después de nueve meses debes estar ansiosa de conocer a tu bebé, pero también debes estar preparada para cuando llegue ese momento. La comunicación y confianza con tu médico y su equipo es imprescindible, debes sentirte cómoda y contar con toda el apoyo necesario para que puedas concentrarte en lo realmente importante.

  1. ¿Cómo puedo saber si estoy en trabajo de parto?

El trabajo de parto es diferente en cada persona, y cómo te sentirás previamente depende de si has tenido un bebé antes y cómo ha sido tu experiencia. El inicio del trabajo de parto puede tener las siguientes señales:

  • Dolor persistente en espalda y abdomen, a menudo es acompañado por un dolor similar al cólico.
  • Flujo marrón o sanguinolento, pegajoso. Puede no ser inminente, pero es una señal de que las cosas van avanzando, debes seguir con normalidad.
  • Contracciones dolorosas que se producen en intervalos regulares y cada vez más cortos y se hacen más largos y en intensidad más fuerte.
  • Ruptura de fuente, fluido que sale continuamente de la vagina y que es incapaz de controlarlo.
  1. ¿Cuándo debo llamar al doctor?

Probablemente ya han hablado de qué hacer cuando pienses que estás en labor de parto. Pero si no estás segura de que ha llegado el momento, no te avergüences en llamarle.
Querrá saber qué tan frecuentes están siendo las contracciones y qué duración tienen, así como cualquier otro síntoma o preocupación que puedas tener, incluyendo cómo se mueve tu bebé.

Debes ponerte en contacto con tu médico si:

  • Se rompe tu fuente, o si sospechas que estás goteando líquido amniótico, o el bebé se está moviendo menos de lo habitual; tienes sangrado vaginal, fiebre, fuertes dolores de cabeza, cambios en la visión o dolor abdominal; si estás preocupada.
  1. ¿Qué debo hacer cuando inicia el trabajo de parto?

Esto dependerá de la hora del día que sea, lo que te gusta hacer y cómo te sientes. Mantener la calma y estar relajada ayudará al progreso y para hacer frente a las contracciones. Haz lo que normalmente harías para relajarte. Esto podría significar ver una película, escuchar música o pedirle a un amigo o familiar que te haga compañía.

  1. ¿Cómo se siente el parto?

Prácticamente todas las mujeres se preocupan por cómo van a lidiar con el dolor del trabajo de parto y el parto. El parto es diferente para cada persona. Así que nadie puede predecir cómo se sentirá.

  1. ¿Cómo lidiar con el trabajo de parto?

Algunas mujeres lidian con el dolor sólo con los métodos naturales. Muchas otras mezclan los métodos naturales con medicamentos que alivian el dolor. Tener una actitud positiva ante el parto y gestionar el miedo también puede ayudar a algunas mujeres a enfrentar el dolor.

  1. ¿Cuándo es recomendable inducir el parto?

A veces, un médico o una partera tienen que inducir o provocar el trabajo de parto. La decisión de inducir el parto a menudo se realiza cuando una mujer está más allá de su fecha de vencimiento, pero el trabajo aún no ha comenzado o cuando hay preocupación por el bebé o la salud de la madre. Algunas de las razones específicas por las cuales el trabajo de parto puede ser inducido incluyen:

  • La fuente de la mujer se ha roto, pero el trabajo no ha comenzado.
  • Infección en el útero.
  • El bebé está creciendo lentamente.
  • Las complicaciones que surgen cuando el factor RH de la madre es negativo y su bebé es positivo.
  • No hay suficiente líquido amniótico.
  • Complicaciones como presión arterial alta o preeclampsia.
  • Problemas de salud en la madre, como enfermedades renales o diabetes.
  1. ¿Qué es una cesárea?

La cesárea es la cirugía para dar a luz. El bebé se saca a través del abdomen de la madre. La mayoría de lascirugías de cesárea resultan en bebés y madres sanos, pero hay que tener en cuenta que la cesárea es una cirugía mayor y conlleva riesgos. El tiempo de recuperación también lleva más tiempo que con el parto vaginal.

  1. ¿Cuáles son las razones para una cesárea?

El médico podría recomendar una cesárea si piensa que es más seguro, para la madre o su bebé, que el parto vaginal. Algunas cesáreas son previstas, pero otras se realizan cuando ocurren problemas inesperados durante el parto.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Existen una serie de síntomas y señales del embarazo, siendo los primeras la suspensión de la menstruación o amenorrea. A estas le siguen náuseas, acidez, dolor abdominal, hinchazón, cambios en el apetito, problemas respiratorios, dolores de muelas, calambres en las piernas, dolores de espalda e irritaciones urinarias o genitales.

En la actualidad existen varios métodos confiables para detectar un embarazo. Cuando se habla de estas pruebas de lo que se habla es de métodos para medir la hormona llamada gonadotropina coriónica humana (GCH), que es producida por el bebe al principio del embarazo. La GCH se puede detectar por medio de la sangre u orina, incluso a los 10 días después de la concepción.

Existen dos tipos de examen y dos formas de realizarlo. Los tipos son cualitativo, que mide la presencia de la hormona, y cuantitativo, que mide la cantidad de esta que se encuentra presente. Las formas de realizarlos son a través de la sangre, que se realiza extrayendo un tubo y enviándolo a laboratorio. Los resultados tardan entre algunas horas y un día entero, y a través de orina aplicada en una banda química preparada, el resultado es prácticamente inmediato.

Existen otros métodos para detectar o constatar un embarazo. Entre ellos están:

  • Ultrasonido o ecografía. Aproximadamente a la 6 semana se puede ver el latido del corazón y con mayor claridad a partir de la semana 8; sin embargo el saco gestacional se puede ver desde la semana 4.
  • Auscultación de frecuencia cardiaca a través de un fonendoscopio o una ecografía Doppler. La frecuencia cardiaca se puede detectar a partir de las 18-20 semanas con fonendoscopio y entre las 12 y 14 con Doppler.
  • Percepción de movimientos del feto. Generalmente la madre puede percibir estos movimientos antes que el médico, esto sucede normalmente entre la semana 16 y 20 del embarazo.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, NOM-034-SSA2-2002 Para la prevención y control de los defectos al nacimiento.

La causa que da lugar a un embarazo exitoso es la fertilización de un óvulo por parte de un espermatozoide.

Lo anterior no es posible si el hombre o la mujer, o ambos, padecen infertilidad. Esta se define como la incapacidad que sufre una pareja para concebir tras un año de tener relaciones sexuales regulares sin el uso de algún método de prevención del embarazo.

Se sabe que las hormonas y sus receptores deben operar siempre en armonía, y cualquier alteración en alguno de estos elementos o en varios de sus componentes, puede romper el equilibrio y generar una situación de infertilidad.

Las principales causas que pueden originar infertilidad en la mujer son los trastornos en la ovulación, que impiden o limitan la producción de óvulos o gametos femeninos

Para llevar un embarazo sano y prevenir complicaciones, debes cuidarte a ti misma y a tu bebé. Un buen sitio para comenzar es visitar a un médico especializado antes de la concepción.

Este podrá realizar una historia clínica detallada que facilitará un control físico apropiado y podrá ofrecer asesoramiento preciso cuando sea necesario.

Los análisis de sangre pueden ser una opción. Estos suelen incluir una biometría hemática completa y los niveles de ferritina (las mujeres suelen tener bajas reservas de hierro). Otros tipos de pruebas de sangre dependerán de las necesidades de cada caso. Se puede recomendar también una prueba de orina para descartar infecciones y medir proteínas y glucosa. Un examen de Papanicolaou puede ser necesario, así como la verificación de la presión arterial.

Asimismo, aumentarás las probabilidades de tener un embarazo saludable siguiendo estas medidas:

1. Come tres comidas y dos colaciones balanceadas al día.
2. Toma una vitamina prenatal todos los días como loindique tu obstetra o médico del seguro.
3. Bebe muchos líquidos, por lo menos de ocho a 10 vasos al día , evita la cafeína y colorante artificial.
4. No bebas alcohol.
5. No fumes ni permitas que te expongan al humo de segunda mano.
6. El ejercicio es importante para tu salud en general y puede ayudar a reducir el estrés. Camina de quince a veinte minutos cada día a un ritmo moderado o toma una clase de ejercicios de embarazo. Camina en zonas seguras.
7. Duerme lo suficiente, al menos ocho horas por noche. Si estás sufriendo de trastornos del sueño, duerme siestas durante el día y visita a tu médico para pedirle consejos.
8. Utiliza zapatos cómodos y pon los pies arriba varias veces al día para evitar la fatiga y la hinchazón de las piernas y los tobillos.
9. Continúa usando el cinturón de seguridad al viajar en vehículos de motor. La parte del hombro deberá colocarse sobre la clavícula, atravesar tu pecho entre tus senos y a un costado de tu vientre. La parte que da vuelta se colocará bajo el abdomen lo más bajo posible, en las caderas y en los muslos, nunca por encima del abdomen. Además, las mujeres embarazadas deberán sentarse lo más lejos posible de las bolsas de aire.
10. No tomes medicamentos de venta libre o remedios a base de plantas medicinales sin antes consultar a tu ginecólogo u obstetra.

Asimismo, durante el primer trimestre de embarazo, debes someterte a exámenes como una ecografía nucal para detectar el síndrome de Down y a la Prueba de las vellosidades coriónicas (CVS), a fin de detectar defectos congénitos. Si aún no estás tomando ácido fólico, debes comenzar ahora con el fin de prevenir los defectos del tubo neural, como la espina bífida. Se recomienda que las mujeres tomen una dosis de ácido fólico cada día cuando planean quedar embarazadas y durante los primeros tres meses de embarazo. Esto no es un sustituto de una dieta equilibrada.

Durante las semanas 24 a 28 se te realizará una prueba de tolerancia a la glucosa para detectar diabetes gestacional y, si es así, debes tomar medidas para evitar complicaciones. Además, durante todo el embarazo, tienes que estar monitorizando tu presión arterial para detectar cualquier dato de complicaciones como preeclampsia.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Existe un conjunto de pasos que debes seguir para mejorar tu salud antes del embarazo:

  • Sigue una dieta bien equilibrada.
  • Bebe mucha agua.
  • Toma suplementos nutricionales.
  • Deja por completo el cigarro.
  • Evita la cafeína en grandes cantidades, se ha demostrado que disminuye las posibilidades de quedar embarazada.
  • Modera tu consumo de chocolate.
  • Disminuye el consumo de alcohol, lo ideal sería evitarlo por completo.
  • Evita los medicamentos a menos que los recomiende un médico y hazle saber que estás tratando de quedar embarazada.
  • Evita el contacto con productos químicos de alta toxicidad.
  • Evita el exceso de calefacción, en particular saunas y spas.
  • Si no haces ejercicio, trata de comenzar con una rutina de ejercicio razonable y normal, eso tiene grandes beneficios para el embarazo, así como para la salud en general.
  • Evita el estrés y practica la relajación.
  • Visita a un médico especializado en preconcepción.

El médico puede recomendarte un tratamiento farmacológico si tu embarazo es de alto riesgo por diversas causas o si padeces preeclampsia (presión arterial elevada durante el embarazo).

  1. ¿Qué debo saber sobre el parto?

Después de nueve meses debes estar ansiosa de conocer a tu bebé, pero también debes estar preparada para cuando llegue ese momento. La comunicación y confianza con tu médico y su equipo es imprescindible, debes sentirte cómoda y contar con toda el apoyo necesario para que puedas concentrarte en lo realmente importante.

  1. ¿Cómo puedo saber si estoy en trabajo de parto?

El trabajo de parto es diferente en cada persona, y cómo te sentirás previamente depende de si has tenido un bebé antes y cómo ha sido tu experiencia. El inicio del trabajo de parto puede tener las siguientes señales:

  • Dolor persistente en espalda y abdomen, a menudo es acompañado por un dolor similar al cólico.
  • Flujo marrón o sanguinolento, pegajoso. Puede no ser inminente, pero es una señal de que las cosas van avanzando, debes seguir con normalidad.
  • Contracciones dolorosas que se producen en intervalos regulares y cada vez más cortos y se hacen más largos y en intensidad más fuerte.
  • Ruptura de fuente, fluido que sale continuamente de la vagina y que es incapaz de controlarlo.
  1. ¿Cuándo debo llamar al doctor?

Probablemente ya han hablado de qué hacer cuando pienses que estás en labor de parto. Pero si no estás segura de que ha llegado el momento, no te avergüences en llamarle.
Querrá saber qué tan frecuentes están siendo las contracciones y qué duración tienen, así como cualquier otro síntoma o preocupación que puedas tener, incluyendo cómo se mueve tu bebé.

Debes ponerte en contacto con tu médico si:

  • Se rompe tu fuente, o si sospechas que estás goteando líquido amniótico, o el bebé se está moviendo menos de lo habitual; tienes sangrado vaginal, fiebre, fuertes dolores de cabeza, cambios en la visión o dolor abdominal; si estás preocupada.
  1. ¿Qué debo hacer cuando inicia el trabajo de parto?

Esto dependerá de la hora del día que sea, lo que te gusta hacer y cómo te sientes. Mantener la calma y estar relajada ayudará al progreso y para hacer frente a las contracciones. Haz lo que normalmente harías para relajarte. Esto podría significar ver una película, escuchar música o pedirle a un amigo o familiar que te haga compañía.

  1. ¿Cómo se siente el parto?

Prácticamente todas las mujeres se preocupan por cómo van a lidiar con el dolor del trabajo de parto y el parto. El parto es diferente para cada persona. Así que nadie puede predecir cómo se sentirá.

  1. ¿Cómo lidiar con el trabajo de parto?

Algunas mujeres lidian con el dolor sólo con los métodos naturales. Muchas otras mezclan los métodos naturales con medicamentos que alivian el dolor. Tener una actitud positiva ante el parto y gestionar el miedo también puede ayudar a algunas mujeres a enfrentar el dolor.

  1. ¿Cuándo es recomendable inducir el parto?

A veces, un médico o una partera tienen que inducir o provocar el trabajo de parto. La decisión de inducir el parto a menudo se realiza cuando una mujer está más allá de su fecha de vencimiento, pero el trabajo aún no ha comenzado o cuando hay preocupación por el bebé o la salud de la madre. Algunas de las razones específicas por las cuales el trabajo de parto puede ser inducido incluyen:

  • La fuente de la mujer se ha roto, pero el trabajo no ha comenzado.
  • Infección en el útero.
  • El bebé está creciendo lentamente.
  • Las complicaciones que surgen cuando el factor RH de la madre es negativo y su bebé es positivo.
  • No hay suficiente líquido amniótico.
  • Complicaciones como presión arterial alta o preeclampsia.
  • Problemas de salud en la madre, como enfermedades renales o diabetes.
  1. ¿Qué es una cesárea?

La cesárea es la cirugía para dar a luz. El bebé se saca a través del abdomen de la madre. La mayoría de lascirugías de cesárea resultan en bebés y madres sanos, pero hay que tener en cuenta que la cesárea es una cirugía mayor y conlleva riesgos. El tiempo de recuperación también lleva más tiempo que con el parto vaginal.

  1. ¿Cuáles son las razones para una cesárea?

El médico podría recomendar una cesárea si piensa que es más seguro, para la madre o su bebé, que el parto vaginal. Algunas cesáreas son previstas, pero otras se realizan cuando ocurren problemas inesperados durante el parto.

Vía: OMS, Secretaría de Salud, Oficina de la salud de la mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Conoce más sobre el embarazo