,

Los vinos y licores son bebidas alcohólicas que contienen “calorías vacías”, ya que carecen de beneficios nutricionales. Agregar alguna crema o refresco para crear una bebida mixta duplicaría ese daño calórico.

Entonces, ¿cómo puedes disfrutar de un cóctel sin arruinar tu dieta y, por ende, tu salud? Aquí algunas opciones.

1. Elige tus bebidas alcohólicas sabiamente:

Una cerveza ligera tiene aproximadamente un tercio menos de calorías que la cerveza normal. Una dosis de vodka, whisky o ginebra —eso es 1.5 onzas líquidas (44 ml)— tiene alrededor de 100 calorías o menos; también las tiene una copa de 4 onzas de vino o champaña.

2. Crea una versión “light” de los cócteles clásicos:

Cuando quieras un trago mixto o bebida preparada, crea tu propia versión más ligera de los clásicos limitando la cantidad de alcohol que añades. Por ejemplo, para un “Bloody Mary”, mezcla la mitad de la cantidad de vodka con jugo de tomate y especias adicionales.

Conoce más: El alcohol y su relación con el estado de ánimo

3. Omite las bebidas elaboradas con licores de crema:

Si estás tratando de perder peso, querrás omitir algunas bebidas, especialmente las elaboradas con licores de crema, como los aromatizados con chocolate y coco, así como bebidas con crema o ingredientes cremosos como rompope, piñas coladas y rusos blancos. Algunos de estos cócteles tienen más de 400 calorías, la cantidad que contiene una comida completa con ingredientes saludables.

4. Endulza con fruta, no con azúcar:

Las bebidas mezcladas preempaquetadas podrían ser convenientes, pero también tienen un alto contenido de azúcar. En su lugar, prepara tus propios daiquiris y margaritas con sabor, combinando un caballito de licor con trozos de fruta congelada sin endulzar.

Finalmente y saliéndonos un poco del tema de las calorías, no olvides que los límites saludables de consumo de bebidas alcohólicas son dos al día como máximo para los hombres y una al día para las mujeres.

 

Vía: Health Day News