Luego de las fiestas decembrinas, las cenas, la rosca de reyes, entre otras tradiciones de la temporada, el peso de muchos se disparó. La báscula no miente. Afortunadamente, es posible reducir la masa corporal a través de buenos hábitos y, lo más importante, sin recurrir a dietas extremas o de “pánico”.

“En términos generales, lo ideal es disminuir la ingesta de calorías, con base en el peso ideal y las actividades físicas que se realizan. Se deben reducir entre 300 y 500 calorías diarias de lo que usualmente estaban consumiendo para poder bajar de peso”, aconsejó el titular del Servicio de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Miguel Escalante Pulido.

Conoce más: ¿Cómo elegir una dieta adecuada para perder peso?

Es importante que la reducción de calorías tenga como origen una dieta balanceada. Antes de comenzar, considera lo siguiente.

  1. Si padeces diabetes, debes mesurar la ingesta de azúcares simples y elevar el consumo de fibra o carbohidratos complejos. En cuanto a los pacientes con presión arterial alta, deben controlar de inmediato el consumo de sal, embutidos y alimentos con conservadores.
  2. Previo al inicio de una dieta o plan de ejercicio, recurre a un chequeo médico que avale que estás en condiciones de someterte a ambos procesos. “Lo ideal es iniciar el primer mes con una reducción de calorías en la alimentación y al siguiente mes, arrancar con la actividad física, con el fin de dar oportunidad a que el organismo se regularice”, señaló el experto.
  3. La reducción en el peso corporal debe darse de manera paulatina. Considera perder un kilo por semana, inclusive tres kilos por mes. Esto dependerá de tu edad y nivel de actividad física.

¿Estás preparado? Si no sabes cómo iniciar, incluye ensaladas y una mayor cantidad de frutas y verduras en tu dieta diaria. De igual forma, elimina la ingesta de azúcares refinados, y reduce el consumo de pan y otros carbohidratos.

 

Vía: Notimex