,

Comer muchos vegetales crucíferos, como pueden ser la col rizada, el brócoli, las coles de Bruselas, la col de repollo y la coliflor, podrían reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, así lo afirman investigadores australianos.

Los resultados de un estudio reciente, publicado en la revista Journal of the American Heart Association, muestran cómo estos expertos exploraron si había una relación entre el grosor de las arterias del cuello, la gravedad de la acumulación de placa y el consumo de vegetales.

El trabajo concluyó que las mujeres mayores que comían más vegetales crucíferos tenían arterias carótidas más sanas.

Conoce más: 6 beneficios de las dietas basadas en plantas para la salud del corazón

Los investigadores explicaron que las razones exactas del vínculo, que incluyen por qué las verduras crucíferas parecían tener un efecto más protector, son desconocidas. Sin embargo, muestran que incluir estos vegetales en nuestra dieta puede beneficiar la salud cardiovascular.

El estudio se enfocó en mujeres australianas mayores porque los científicos dijeron que la enfermedad cardíaca a menudo se considera una enfermedad “masculina”. No obstante, la investigación adicional espera establecer si los resultados del estudio se extienden también a los hombres.

Recordemos que los vegetales crucíferos pertenecen a una familia de plantas ampliamente estudiadas por su efecto antioxidante y antiinflamatorio. Se sabe bien que la inflamación crónica ocasiona daño a nuestros tejidos y representa un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, diabetes y artritis. Por ello, es importante emprender acciones para reducir dicha inflamación, incluyendo en nuestra dieta alimentos capaces de frenarla, como son los vegetales crucíferos.

 

Vía: Health Day News