,

Muchas veces por desconocimiento y algunas otras por temor o incredulidad, dejamos pasar algunos síntomas de salud pensando que solamente se trató de algo pasajero. Ese es el caso de los denominados ‘mini’ accidentes cerebrovasculares (mejor conocidos como ACV), sin embargo, ignorarlos puede tener consecuencias fatales, alertan expertos.

Una reciente investigación estadounidense encontró que un número importante de personas han sufrido leves ACV y no solicitaron atención médica. Lo que es más alarmante, para algunos de ellos incluso es algo que pasó desapercibido.

Ignorar cualquier señal de un ACV puede ser un error letal”, enfatizó doctor Mitch Elkind, presidente de la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (ASA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la investigación de la ASA en conjunto con la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), la mayoría de las personas que tuvieron al menos una señal de un ‘mini’ ACV (conocido médicamente como ataque isquémico transitorio, o AIT) esperaron o descansaron hasta que los síntomas desaparecieran. Apenas cerca del 3% de ellos buscó atención médica inmediata, lamentaron.

Conoce más: 9 de cada 10 accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir. ¡Entérate cómo!

“Solo un diagnóstico médico formal con imágenes del cerebro puede determinar si se está sufriendo un AIT o un ACV. Si usted o alguien que conozca experimenta una señal de advertencia de un ACV, llame al 911 de inmediato”, dijo el doctor Elkind.

Los expertos destacaron que un 15% de los ACV son precedidos por uno de estos ‘mini’ ataques, y las personas que han sufrido uno de estos tienen un mayor riesgo de sufrir un ACV en un plazo de tres meses.

Es por ello que la ASA recomienda a la población estar atenta ante los síntomas más comunes de un ACV:

-Caída de la musculatura facial.
-Debilidad en los brazos.
-Dificultades para hablar.

Asimismo, otras señales de advertencia repentinas de un ACV incluyen:

-Confusión.
-Problemas para hablar o comprender.
-Entumecimiento o debilidad de la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
-Pérdida de la vista en un ojo o en ambos.
-Problemas para caminar.
-Mareo.
-Pérdida del equilibrio o la coordinación.
-Dolor de cabeza severo sin explicación.

En caso de que tú o alguien cercano presente alguno de estos síntomas, no dudes en solicitar ayuda e ir con un médico lo más pronto posible.

 

Vía: Health Library