Si eres de esas mujeres que hasta para ir a la tiendita usa el auto por la flojera de caminar, mejor comienza a cambiar tu estilo de vida haciendo caminatas de intensidad moderada, ya que un nuevo estudio publicado en la revista Creative Nursing demostró que esta práctica puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

“Sabemos que caminar es una excelente forma de hacer ejercicio, pero existe investigación mezclada sobre qué tan exitoso puede ser un programa de caminata para cambiar marcadores biológicos como el colesterol, el peso y la presión arterial”, señaló Pamela Stewart Fahs, quien es decana asociada, profesora y catedrática de enfermería rural en la Escuela de Enfermería Decker de la Universidad de Binghamton, en Nueva York.

Para el estudio, Fahs y un estudiante graduado dieron seguimiento a 70 mujeres en una zona rural del estado de Nueva York. Se les pidió a las participantes que caminaran con intensidad moderada por lo menos 150 minutos a la semana, durante 10 semanas. Las mujeres tenían entre 29 y 79 años, con una edad promedio de 55 años.

Al comienzo del estudio, los investigadores calcularon el riesgo de que las mujeres tuvieran un ataque cardíaco durante los próximos 10 años.

A mitad de las 10 semanas, y para que aumentaran su cantidad de pasos, las participantes recibieron un incentivo a través de una rifa.

Al final del período de 10 semanas, los investigadores checaron el peso, la presión arterial y los niveles de colesterol de las participantes. Todos estos factores habían mejorado, lo que sugiere que caminar puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en un lapso corto de tiempo, de acuerdo con el informe.

Conoce más: Dar pequeñas caminatas o estar de pie sería suficiente para controlar el azúcar en la sangre

“Creo que hay una necesidad de probar los efectos de un desafío integrado dentro de un programa, para observar si eso ayuda a motivar a las mujeres a que participen más tiempo y/o produzcan resultados más exitosos”, subrayó Fahs en comunicado de prensa de la universidad.

Dado que una investigación como esta se hace a menudo en entornos urbanos o suburbanos, “hay que trabajar para ver cuál es la mejor manera de mantener a las mujeres involucradas en ejercicios significativos durante períodos de tiempo más largos“, añadió Fahs.

Con esta información, no olvides la importancia de estar activa y hacer ejercicio regularmente, pues tu corazón y todo tu cuerpo se verán beneficiados. Caminar es una excelente forma de empezar, primero haciéndolo moderadamente para después ir aumentando el ritmo y lograr una rutina de mayor intensidad. Ponte objetivos y prémiate cada vez que los alcances.

 

Vía: Health Library