¿Has escuchado sobre la alergia al huevo? Cuando una persona presenta este tipo de alergia, su sistema inmunológico reacciona excesivamente a las proteínas. En este sentido, cada vez que algo preparado con huevos entra en el cuerpo, el organismo piensa que estas proteínas son invasoras y dañinas.

El sistema inmunológico responde mediante la creación de anticuerpos, diseñados para luchar contra el “invasor”. Estos anticuerpos —llamados inmunoglobulina E (IgE)— activan la liberación de ciertos productos químicos, uno de ellos es la histamina.

La liberación de estos productos químicos puede afectar el sistema respiratorio, el tracto gastrointestinal, la piel y el sistema cardiovascular, causando síntomas alérgicos. Algunos de ellos son:

  • Sibilancias.
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de estómago.
  • Picazón en la urticaria.

Conoce más: Cómo prevenir adecuadamente la alergia al cacahuate en tus niños pequeños

La mayoría de los niños con alergia al huevo tienen algunas de las reacciones mencionadas. Sin embargo, puede haber una reacción muy fuerte, llamada anafilaxis, misma que provoca:

  • Hinchazón de la boca, garganta y vías respiratorias.
  • Dificultad para respirar.
  • Caída peligrosa de la presión arterial.
  • Desmayos o un shock.

Si consideras que tu hijo podría sufrir una alergia alimentaria, acude inmediatamente con un pediatra. Considera que puede comenzar con pequeños síntomas y terminar por desarrollar anafilaxis u otras reacciones graves.

Una vez identificada la alergia, es importante que revises en todo momento las etiquetas de los alimentos, con el fin de evitar aquellos peligrosos para su salud.

 

Vía: Kids Health