Ha habido un cambio importante en la estrategia para prevenir las alergias potencialmente mortales al cacahuete. Después de década y media de habérsele dicho a los padres que mantuvieran a sus hijos pequeños lejos de los cacahuetes, ahora se les está diciendo lo contrario. El Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, una división de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, ahora recomienda exponer a los bebés a la proteína de cacahuete a partir de los 4 a 6 meses de edad.

Las investigaciones muestran que la prevalencia de las alergias al maní o cacahuate entre los niños estadounidenses se multiplicó cerca de cuatro veces en los 10 años siguientes a una recomendación hecha en el 2000 de evitar alimentar a los bebés y niños pequeños con maní. Se cree que el dos por ciento de los niños de este país son alérgicos a los cacahuetes.

Creo que las directrices iniciales en el 2000 estaban basadas en la gente que pensaba ‘bien, vamos a intentar esto’, sin mucha evidencia científica para apoyarla“, destacó la doctora Martha Hartz, catedrática de la División de Alergia Pediátrica e Inmunología en el Mayo Clinic Children’s Center.

Las últimas revisiones de las directrices fueron influenciadas por el estudio Learning Early About Peanut Allergy, concretado en 2015, el cual concluyó que la exposición regular al cacahuete antes de los 5 años reduce la amenaza de desarrollar una alergia en más del 80 por ciento entre los niños de alto riesgo.

Conoce más: Abuso de antibióticos ¿puede causar alergias? ¡Cuidado!

La doctora Hartz elogia las nuevas recomendaciones que ofrecen instrucciones muy específicas para la introducción segura de la exposición al cacahuete, dependiendo del grado de riesgo de alergia que posee un niño.

“Cualquier padre con un niño que ya tiene una alergia alimentaria, si puede prevenirla en sus otros hijos, estará interesado”, aseguró Hartz.

Si tu hijo da positivo para alergia al cacahuete, la doctora Hartz aconseja pedir referencia para ver a un buen alergólogo. También dijo tener esperanzas de que las directrices revisadas conducirán a una reducción dramática en las alergias al cacahuate durante los próximos años.

 

Vía: Clínica Mayo