,

El comienzo de un nuevo año escolar no siempre es fácil, especialmente para los niños que tienen problemas del desarrollo y conductuales, como es el caso del autismo y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Los padres de estos niños también suelen estar preocupados por lo que les espera a sus hijos. No obstante, mantener una perspectiva positiva resulta crucial para que la transición sea suave, afirma el doctor Anson Koshy, profesor asistente y pediatra del desarrollo en la Escuela de Medicina McGovern, en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth).

“Comenzar un nuevo año escolar es un momento emocionante, también puede ser una fuente de ansiedad tanto para los padres como para los niños, particularmente para las familias con niños con trastorno del espectro autista (TEA) o trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)”, indicó el experto.

Añadió que cuando los niños con TEA acceden lo antes posible a servicios y tratamientos basados ​​en evidencia científica, es más probable que progresen.

Conoce más: 3 medidas para prevenir accidentes escolares

Aparte de una mentalidad positiva, Koshy brinda los siguientes consejos para que los padres cuyos niños padecen estos trastornos les ayuden a tener un regreso a clases exitoso:

1. Piensen en el futuro

Es una buena idea que los padres se acerquen al maestro de su hijo. Esto incluye informarles de cualquier evaluación y diagnóstico médico reciente. Cuanta más información tengan los profesores, más apoyo podrán brindar. Los padres también deben asegurarse de que los maestros estén al tanto de los medicamentos que su hijo está tomando.

2. Planeen una visita

Los niños que están comenzando en una nueva escuela deben tener la oportunidad de visitar su salón de clases y conocer a su maestro —antes de comenzar las clases si es posible—. Visitar la escuela antes de que inicie actividades permitirá a los nuevos estudiantes observar su nuevo entorno cuando las aulas aún estén vacías y tranquilas. También es una buena idea tomar fotos de la escuela y del patio durante la visita.

3. Mantengan un calendario

Los padres deben publicar un calendario en su casa que marque las fechas importantes. Esto les da a los niños aviso previo y antelación suficiente para prepararse para estos eventos antes de tiempo.

4. Adhiéranse a lo que funciona

Los padres deben informar al maestro de su hijo acerca de cualquier estrategia o método de enseñanza que haya funcionado bien en el pasado.

5. Establezcan una rutina

Es una buena idea establecer límites más estrictos a medida que el verano avance, para ayudar a que los niños vuelvan a la escuela lo mejor posible. Esto puede incluir horarios más tempranos para ir a la cama, menos tiempo en pantallas y dispositivos móviles, o más restricciones para las redes sociales o los videojuegos.

6. Eviten las comparaciones

Todos los niños son diferentes. Los padres deben evitar comparar a su hijo(a) con otros.

7. Establezcan prioridades

Conforme el año escolar avance, asegúrense de que los niños prioricen su trabajo escolar. Recuerden a sus estudiantes que podría ser necesario limitar las actividades extracurriculares si surgen problemas académicos. Esto para ayudarles a mantenerse en el buen camino.

“Los maestros quieren que todos los niños tengan éxito, y los padres quieren que sus hijos alcancen todo su potencial”, subrayó Koshy, añadiendo que “esto es un proceso y el cambio rara vez ocurre de la noche a la mañana. Si la transición al año escolar es un poco difícil para su familia o niño al principio, recuerden los logros anteriores de su hijo. Hablen con el maestro de su niño para que tengan una mejor imagen de lo que están viendo en el aula”.

Los padres deben ser pacientes al buscar evaluaciones iniciales sobre el desempeño de sus hijos en la escuela, sugirió Koshy.

“Cuando se trata de evaluar si un niño tiene síntomas de TDAH o si un medicamento recetado para el TDAH es efectivo en un nuevo año académico, es útil esperar hasta después del primer mes de escuela para evaluar cómo está su hijo”, abundó. “Esto permite que la realidad de las rutinas y las expectativas se establezca a fin de obtener una medición más realista”.

 

Vía: Health Day News