Aunque no lo creas, el 15% de las mujeres embarazadas experimentan una condición conocida como preeclampsia. Como es sabido, detectarla a tiempo es clave para controlarla y reducir sus riesgos —daños al hígado, riñones y sistema de coagulación de la sangre materna—, complicaciones que suponen una amenaza para la vida de la madre y el bebé.

Generalmente, la preeclampsia se presenta en madres primerizas. También en mujeres que ya tuvieron hipertensión gestacional o en casos de embarazo múltiple. Otros factores de riesgo son:

  • Mujeres cuyas hermanas y madres tuvieron esta afección.
  • Mujeres con presión arterial alta o enfermedad renal antes del embarazo.
  • Mujeres menores de 20 años de edad y mayores de 40.

A decir de María Rossana Valiente Aguilar, especialista adscrita a la Unidad Materno Fetal-Ginecología y Obstetricia de INGENES, el tratamiento depende de la edad gestacional y la forma en la que se presente.

Conoce más: Obesidad y embarazos múltiples aumentan riesgo de preeclampsia 

Recomendaciones

Para evitar esta condición y detectar a tiempo cualquier complicación, se recomienda que todas las mujeres embarazadas cumplan con sus chequeos prenatales. Entre las pruebas recomendadas destacan las siguientes:

  1. Tamizaje de trimestre integrado (marcadores en sangre).
  2. Doppler de las arterias uterinas, para medir la eficiencia del flujo sanguíneo a la placenta —el cual estará alterado en la mayoría de estos casos—.
  3. Monitoreo fetal, que permite establecer datos de bienestar del bebé, el cual debe realizarse después de la semana 34 o si existen indicaciones especificas, como enfermedades maternas (hipertensión arterial, diabetes) desde la semana 30 de gestación.

Si tienes dudas, consulta a tu médico.

 

Vía: Notimex