,

¿Sabías que el trabajo puede ser una buena medicina para los cerebros de personas que sufren un accidente cerebrovascular leve? Así lo sugiere un estudio realizado por expertos de Israel.

Ls investigación incluyó a 252 adultos en edad laboral cuyo funcionamiento mental se evaluó uno y dos años después de un accidente cerebrovascular leve.

Quienes tenían trabajo antes y después de su accidente cerebrovascular (ACV) mostraron menos probabilidades de experimentar deterioro mental, dijeron los investigadores.

En comparación con aquellos que tenían trabajos antes de su accidente cerebrovascular, quienes estaban desempleados revelaron un 320 por ciento más de probabilidades de desarrollar un deterioro mental en los siguientes dos años. También fueron más propensos a tener una peor depresión, cambios cerebrales poco saludables, presión arterial alta y diabetes tipo 2, reportaron los autores.

Regresar al trabajo se asoció con un menor riesgo de deterioro cognitivo.

Conoce más: Dieta mediterránea e infarto cerebral en mujeres, lo que debes saber

En los dos años posteriores al accidente cerebrovascular leve, el 4.4 por ciento de los pacientes murió y el 8.9 por ciento sufrió un declive mental, según el estudio.

Los hallazgos se presentaron en la pasada International Stroke Conference de la American Stroke Association, en Los Ángeles.

«Los estudios han demostrado que el accidente cerebrovascular aumenta en gran medida el riesgo de demencia, y el estado laboral podría influir en cómo les va a los supervivientes de accidentes cerebrovasculares años después de un ACV», dijo Einor Ben Assayag, autor del estudio, investigadora del Departamento de Neurología del Centro Médico Sorasky de Tel Aviv, en Israel.

«El mensaje aquí es ‘no dejar de trabajar’. Las tasas de muerte y deterioro cognitivo fueron más altas entre las personas desempleadas que estudiamos. De hecho, estar desempleado era en sí mismo un factor de riesgo para el deterioro cognitivo y la muerte», agregó Ben Assayag.

Por lo anterior y si sufriste este tipo de infarto cerebral, debes mantenerte activo(a) y trabajando bajo la supervisión de tu médico tratante, pues no olvides que es él o ella quien realiza tu evaluación, tratamiento y monitoreo continuos, imprescindibles para una adecuada recuperación después de un ACV leve.

 

Vía: Health Day News