,

Algunos investigadores han afirmado en el pasado que los alimentos ácidos son perjudiciales para la salud. Como resultado, muchas personas han optado por evitar o eliminar estos alimentos de su dieta.

Las personas deben conocer información básica sobre cómo las sustancias ácidas y alcalinas interactúan con el cuerpo antes de decidir si evitar o no los alimentos ácidos es beneficioso o no:

La medición de los valores de pH de alimentos y bebidas es la forma en que las personas determinan la acidez o alcalinidad de los mismos.

Los valores de pH pueden variar de 0 a 14 tomando como base el agua destilada, que tiene un pH de 7 o neutro. Otros tipos de agua con impurezas o minerales pueden tener un valor de pH ligeramente diferente.

Cualquier cosa por debajo de pH7 es ácida, mientras que cualquier cosa por encima de ph7 es alcalina.

Hipótesis de la ceniza ácida

La hipótesis de la ceniza ácida sugiere que las dietas excesivamente ácidas son malas para la salud en general.

Los investigadores basan esta hipótesis en la premisa de que los alimentos que han sido metabolizados por el cuerpo dejan un residuo químico conocido como “ceniza”.

Cuando se combina con fluidos corporales, esta “ceniza” puede formar ácido o álcalis, lo que podría provocar una reacción negativa en el cuerpo.

De acuerdo con la hipótesis, los alimentos que contienen sustancias acidificantes reducen el nivel de pH de la sangre, causando una acumulación de ácido.

El cuerpo luego compensa esta pérdida mediante la filtración de minerales alcalinos —específicamente calcio— de los huesos y los excreta en la orina.

Consumo regular de alimentos ácidos y sus efectos

Los partidarios de la hipótesis de la ceniza ácida afirman que el consumo regular y prolongado de alimentos que forman ácido aumenta la pérdida ósea mineral, lo que aumenta el riesgo de afecciones como la osteoporosis.

Los alimentos que contienen sustancias formadoras de ácido incluyen:

  • Carne
  • Granos
  • Lácteos
  • Frijoles sin refinar
  • Semillas de girasol y calabaza
  • Nueces
  • Bebidas carbonatadas
  • Alcohol
  • Café y otras bebidas con cafeína
  • Edulcorantes
  • Sal de mesa refinada
  • Tabaco

Se cree que los alimentos que promueven la alcalinidad o los alimentos “formadores de bases” previenen o contrarrestan los efectos del exceso de ácido en el cuerpo. Estos alimentos incluyen a la mayoría de las frutas y verduras.

Conoce más: Dieta sin gluten, poco nutritiva para los niños

Incluso las frutas cítricas, que son inicialmente ácidas, promueven la alcalinidad una vez que se metabolizan.

Los defensores de la hipótesis de la ceniza ácida fomentan el realizarse pruebas regulares de pH de la orina como un medio para controlar el nivel de pH del cuerpo.

Esta información después se usa para reportar las elecciones dietéticas de una persona.

Lo que dicen los estudios

Una predicción importante de la hipótesis de la ceniza ácida es que tomar sales alcalinizantes reducirá directamente la acidez de la sangre.

Esta reducción detendría la necesidad del cuerpo de lixiviar calcio de los huesos, lo que significa que excretaría menos en la orina. Varios estudios han investigado esta afirmación midiendo si las sales alcalinizantes reducen la excreción urinaria de calcio.

Según una revisión del 2013 publicada en la revista British Journal of Nutrition, los estudios iniciales sí mostraron que tomar la sal alcalinizante de potasio reducía la cantidad de calcio en la orina. Posteriormente, los investigadores interpretaron esto como un apoyo para la hipótesis de la ceniza ácida.

Sin embargo, más tarde se descubrió que una disminución en la cantidad de calcio lixiviado de los huesos no era responsable de esta disminución en el calcio urinario. En cambio, esto se debió a que el potasio bloquea la absorción del exceso de calcio en la sangre.

Alimentos ácidos y problemas gástricos

Otra razón por la que las personas pueden decidir evitar los alimentos ácidos es la preocupación de que puedan causar o agravar ciertos trastornos digestivos, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico, también conocida como ERGE.

Mientras que las frutas y verduras ácidas, como las frutas cítricas, pueden irritar los trastornos gástricos superiores, estas condiciones también pueden verse exacerbadas por los alimentos con alto contenido de grasas.

¿Mito o realidad?

Contrario a la hipótesis de la ceniza ácida, no hay evidencia que sugiera que los alimentos ácidos sean perjudiciales para la salud. Simplemente no es posible alterar el pH de la sangre solo con la dieta. Un pH sanguíneo excesivamente ácido o alcalino indica un problema médico grave subyacente.

A pesar de esto, las llamadas dietas alcalinizantes —que consisten principalmente de frutas y verduras— son abundantes en vitaminas, minerales y antioxidantes. Las personas pueden lograr muchos beneficios para su salud general al aumentar el consumo de estos alimentos. Sin embargo, estos beneficios no están relacionados con alteraciones en el pH de la sangre.

Las personas que tienen más probabilidades de beneficiarse de una dieta baja en ácido son aquellas para las que se cree que los alimentos ácidos desencadenan un trastorno gástrico superior o sus síntomas.

 

Vía: Medical News Today