Es sabido que un estilo de vida activo beneficia la salud mental. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que, a mayor actividad física, existe una mejor capacidad regenerativa del sistema nervioso periférico, es decir, del conjunto de nervios craneales y espinales que controlan las funciones motoras y sensoriales de cada persona.

La investigación, publicada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en España, reveló que el cerebro se beneficia de un estilo de vida activo gracias a una molécula llamada CREB-Binding Protein (CBP), misma que funciona como regulador de la expresión génica que puede reprogramar las neuronas.

En otras palabras, tal molécula tiene el poder de alterar la expresión de varios genes, así como de aumentar la regeneración de nervios dañados.

Esto explica por qué las personas que han llevado un estilo de vida activo se recuperan con mayor facilidad después de una lesión medular, en comparación con aquellas que llevan una vida sedentaria, comentó Simone Di Giovanni, del Imperial College de Londres.

El estudio, realizo en ratones, prueba vínculos entre un estilo de vida activo y la recuperación posterior de una lesión en la columna vertebral, de acuerdo con los investigadores.

“Descubrimos que el enriquecimiento ambiental, como alojar ratones en una jaula más grande de lo habitual, con otros ratones, más juguetes, túneles, columpios y ruedas, aumenta la actividad de las neuronas. Esto conduce a cambios en la expresión génica que hacen que el nervio sea más propenso a regenerarse”, explicó la investigadora.

Conoce más: Baile, esencial para retrasar el envejecimiento cerebral

¿Qué esperas para activarte? Se ha comprobado que el ejercicio aporta beneficios sobre la salud física y mental. Si no sabes cómo comenzar, da clik aquí.

 

Vía: Notimex