Tener una alimentación saludable es clave para tener una adecuada salud integral y una mejor calidad de vida. Y qué mejor que lograrlo en familia.

Expertos aseguran que fijarse objetivos como bajar de peso o mejorar los hábitos alimenticios comúnmente fracasan, sin embargo, la familia puede llegar a ser un gran impulso para cumplirlos.

Para comenzar, “haga un esfuerzo por realizar cambios pequeños y manejables que busquen mejorar la salud de todos”, recomendó Amy Rosenfeld, dietista registrada del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, Estados Unidos.

Conoce más: 10 consejos para cuidar la alimentación de tus hijos

Implicando a toda la familia no solo se elevan las probabilidades de cumplir la meta, también se mejorará la salud de todos los integrantes, indicó el especialista. Para conseguirlo, recomendó seguir una serie de sencillo consejos:

1 Incluir a la dieta familiar frutas y verduras de una variedad de colores. Esto les ayudará a consumir todas las vitaminas y minerales necesarias. “Haga que consumir todos los colores del arcoíris en una semana sea un juego. Cree una tabla de pegatinas para todos los familiares, y anote cuando todos alcancen la meta. Intente hacerlo todos los días, y haga una competencia de ver quién llega primero al final del arcoíris”, planteó.

2 Probar una verdura nueva cada semana. Pueden elegirla en familia o dejar que sean los niños quienes la escojan.

3 Cocinar juntos en familia por lo menos una vez a la semana. Así como intentar comer juntos la mayor cantidad de veces que sea posible.

4 Revisar la despensa y eliminar todos los alimentos chatarra.

5 Plantearse la probabilidad de cultivar un jardín de vegetales en el jardín de casa.

6 Cocinar de más para la cena, para así tener sobras saludables para el almuerzo del día siguiente. “O dé el paso adicional y haga comidas solo para el almuerzo, por ejemplo una gran olla de chili o un revuelto con las verduras y la proteína favoritas de los niños. Eso ahorra dinero y hace que todos coman más fresco todo el día”, aconsejó.

7 Preparar refrigerios saludables listos para comer. “Los domingos por la noche, llene bolsas individuales con opciones de refrigerios saludables y póngalos en la nevera para que estén listos para la semana siguiente. Algunas opciones buenas son vasitos de humus con mini zanahorias, bolsas con una sola porción de mezcla de frutos secos, o galletas integrales y queso”, sugirió.

 

Vía: Hola Doctor