, ,

Las bebidas azucaradas se han convertido en enemigas de la salud, debido a su relación con el sobrepeso y la obesidad, así como con un estilo de vida dañino para la salud de los mexicanos —especialmente para los niños—.

Consumir azúcar no representa un riesgo, siempre y cuando se haga con moderación. Lamentablemente, la mayoría de las personas busca saciar su sed con bebidas procesadas que contienen grandes cantidades de sacarosa, excluyendo de su dieta el agua natural.

Las enfermedades crónicas pueden desatar comorbilidades, es decir, generar uno o más trastornos además de la enfermedad primaria. Esta cadena de padecimientos tiene su origen en los malos hábitos, entre los que se incluye la ingesta excesiva de bebidas azucaradas.

De acuerdo con la Comisión de Salud Pública de Boston (BPHC, por sus siglas en inglés), además de problemas relacionados con el peso, este tipo de productos detonan cinco efectos negativos sobre la salud. ¡Presta atención!

1. Las personas que consumen bebidas azucaradas en exceso aumentan el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y gota -como resultado del sobrepeso-.
2. Las mujeres que beben una o más bebidas azucaradas todos los días, duplican el riesgo de desarrollar diabetes.
3. El riesgo de obesidad infantil aumenta hasta 60% con cada bebida azucarada adicional consumida diariamente.
4. Los niños que toman bebidas azucaradas gaseosas duplican el riesgo de sufrir caries dentales.
5. Tan sólo una botella de 20 onzas de bebida azucarada al día puede ocasionar un aumento de 25 libras al año.

Conoce más: Bebidas azucaradas, ¿nocivas para el corazón?

¡Nunca es tarde para cambiar de hábitos! Recuerda que todo en exceso es dañino, por ello, es importante controlar la ingesta calórica e incluir alimentos de todos los grupos alimenticios en la dieta. No olvides beber agua natural diariamente y reducir el consumo de productos procesados.

 

Vía: Boston Public Health Commission