,

La testosterona es una hormona producida por los hombres. Si bien ciertas afecciones, medicamentos o lesiones pueden reducir sus niveles, también disminuye naturalmente con la edad, generando diversos síntomas.

A decir del titular del servicio de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Miguel Escalante Pulido, es posible que en algunos casos se experimente una pérdida acelerada y prematura de testosterona, motivo por el que es necesario evaluar y determinar si es factible brindar terapia de remplazo hormonal.

Esta hormona ayuda a:

  • Mantener huesos y músculos fuertes.
  • Determinar el crecimiento del cabello y la ubicación de la grasa en el cuerpo.
  • Producir espermatozoides.
  • Producir glóbulos rojos.
  • Aumentar la energía y mejorar el estado de ánimo, entre otras funciones.

Existen condiciones que reducen la producción de testosterona; como consecuencia, los pacientes “sufren osteoporosis, enfermedad cardiovascular arterioesclerosa, mayor pérdida cognitiva, depresión y fibromialgias”, explicó.

Conoce más: ¿Es posible prevenir la llegada de la andropausia?

Recomendaciones

Antes de solicitar terapia de remplazo, es necesario descartar varias situaciones —como alteraciones en la próstata— y revisar las condiciones de la presión arterial, así como el funcionamiento del hígado y los riñones.

“Debemos prever el daño que pudieran tener los metabolitos, la próstata, el hígado y el riñón, que son los órganos que más se pueden afectar”, recalcó.

Es fundamental prestar atención al estilo de vida, con la finalidad de preservar la producción de testosterona y disminuir las molestias propias de la andropausia, especialmente a partir de los 45 años. “En la andropausia, al igual que la menopausia, hay síntomas de depresión y cambios en su estilo de vida diaria porque empiezan a tener menos sueño y alteraciones emocionales evidentes”, por mencionar algunos malestares.

 

Vía: Notimex