No es sólo tu piel la que necesita protección contra los rayos ultravioleta, advierten los expertos en salud.

Los rayos UV del sol pueden causar quemaduras en la córnea (fotoqueratitis) y daño que se ha relacionado con la degeneración macular, cataratas, cáncer y pterigión (un crecimiento en la parte blanca del ojo), de acuerdo con Prevent Blindness, una organización sin fines de lucro dedicada a la salud y seguridad de los ojos.

Si bien todos corren el riesgo de tener problemas oculares relacionados con el sol, la amenaza es más alta entre las personas que: pasan largas horas bajo el sol; tienen ciertos trastornos de la retina; han tenido cirugía de cataratas; y están tomando ciertos medicamentos, como la tetraciclina, las sulfamidas, las píldoras anticonceptivas, los diuréticos y los tranquilizantes, que aumentan la sensibilidad del ojo a la luz.

Conoce más: 5 recomendaciones si usas gotas para ojos para tratar el glaucoma

Al comprar lentes de sol, elige aquellos que indiquen claramente que bloquean del 99 al 100 por ciento de los rayos UV-A y UV-B. Los lentes o gafas de sol envolventes son los mejores, y deben usarse junto con un sombrero de ala ancha o una gorra, recomienda Prevent Blindness.

Para los deportes al aire libre, habla con un profesional de la salud visual sobre los accesorios que brindan protección ocular que bloquea los rayos UV y que, además, protege los ojos de lesiones.

Usar sistemáticamente protección ocular UV efectiva es un hábito que debemos practicar durante todo el año, no sólo en los meses cálidos. Al usar gafas de sol que bloquean los rayos UV y una visera, podemos ayudar a proteger nuestra visión hoy y en los años venideros”, asegura Jeff Todd, presidente y CEO de Prevent Blindness.

 

Vía: Health Day News