comerPara algunas personas, principalmente para aquellas que pasan todo el día fuera de casa, la cena es una parte esencial de su alimentación. Sin embargo, realizar comidas sustanciosas antes de dormir podría alterar el organismo, según expertos.

De acuerdo con un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, consumir alimentos en la noche tiene un impacto significativo en la presión arterial del individuo.

A decir de los investigadores, es normal que descienda la presión arterial durante la noche, situación que se ve afectada al comer antes de acostarse. Ante ello, el organismo permanece en estado de alerta, lo cual estimula la producción de hormonas del estrés, así como adrenalina y alteraciones del ritmo cardíaco.

“Comer desayuno es importante, debemos tener un desayuno fuerte, y no saltarnos el almuerzo. Debemos tomar una pequeña cena y ésta no debe ser después de las 7 de la noche”, declaró Abru Ozpelit, profesora de cardiología de la Universidad de Dokuz, en Turquía.

Conoce más: Comer menos de noche mejora sueño y vigilia

Según Sandra Hirsch, experta en nutrición humana del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos de la Universidad de Chile, las comidas nocturnas causan efectos adversos en el organismo, pues al comer “se desarrolla toda una serie de procesos metabólicos”.

“Se liberan hormonas en el proceso de absorción de alimentos. Por lo tanto, si yo como y me acuesto, esos mecanismos hormonales pueden tener impactos negativos”, señaló.

Además de dañar la presión arterial, este hábito podría provocar aumento de peso u obesidad. También, se corre el peligro de padecer reflujo, lo cual irrita el estómago y causa acidez gástrica, náuseas, indigestión y, en algunos casos, cáncer de esófago.

Recuerda que la hora de comida es tan importante como los alimentos que se ingieren. ¡Cuida tu salud!

 

Vía: BBC Mundo