Nos encontramos en los primeros días del año, la época en que la gran mayoría de las personas suelen poner en marcha sus estrategias para cumplir sus propósitos de Año Nuevo. Siendo el comenzar a realizar ejercicio uno de los más populares.

Para nadie en la actualidad es un secreto que la actividad física es una de las mejores ‘medicinas’ para la salud integral.

Su práctica frecuente reduce de forma importante el riesgo de desarrollar diversas enfermedades, mejora diferentes aspectos de la salud, ayuda a tener el peso bajo control y mejora en general la calidad de vida.

Debido a todos estos beneficios, los especialistas en salud recomiendan realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio al día. Sin embargo, muchas personas son incapaces de destinar dicha cantidad de tiempo, debido a sus diversas responsabilidades.

Conoce más: ¿Qué tipo de ejercicio ayuda a ralentizar el envejecimiento?

La buena noticia es que estudios realizados durante la última década han encontrado que se pueden realizar sesiones de ejercicio de 10 minutos o menos de duración y que son igual de efectivas que las rutinas más largas.

¿En qué consisten estas sesiones?

Se le conoce como entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés). Consiste en realizar durante unos pocos minutos ejercicios de alta intensidad, los cuales hacen sudar, respirar rápido y maximizar los beneficios del ejercicio sin necesidad de dedicarle horas enteras.

Este tipo de rutinas se pueden adaptar a casi cualquier tipo de actividad física aeróbica, como correr, andar en bicicleta, subir escaleras, nadar, saltar la cuerda, etc.

Su secreto está en que, aunque solo duran algunos minutos, las rutinas son exigentes y suelen poner en marcha la capacidad aeróbica de las personas. Debido a ello se recomienda que, antes de empezar a practicar este tipo de entrenamiento, las personas acudan con un especialista de la salud para realizarse un chequeo médico.

Ejemplo

Lo ideal es que, una vez teniendo la aprobación médica, se busque el asesoramiento de un entrenador para que ayude a diseñar un plan de entrenamiento personalizado.

Un ejemplos de este tipo de ejercicio es el siguiente:

1. Realiza movimientos de calentamiento por 2 minutos.

2. Pedalea, corre o nada al máximo durante 20 segundos.

3. Pedalea, corre o nada a un ritmo suave durante 2 minutos.

4. Pedalea, corre o nada al máximo durante 20 segundos.

5. Pedalea, corre o nada a un ritmo suave durante 2 minutos.

6. Pedalea, corre o nada al máximo durante 20 segundos.

7. Realiza movimientos para enfriar los músculos durante 3 minutos.

 

Vía: The New York Times