¿Cómo y para qué usa mi cuerpo los carbohidratos?

El cuerpo utiliza la energía de los carbohidratos para vivir.

Los carbohidratos se conocen también como carbohidratos, glucosa o azúcar.

Los carbohidratos provienen de la energía del sol en forma de calor; las plantas los convierten en energía química en forma de azúcares en los procesos de fotosíntesis.

 

Los carbohidratos son cortados en el aparato digestivo por diferentes enzimas para absorberse en las vellosidades intestinales y pasar a la sangre.

 

Tip

Si quieres bajar de peso, sirve en tu plato porciones pequeñas para evitar que el exceso de energía que proviene de los carbohidratos se acumule en tu cuerpo en forma de grasa.

 

El cuerpo transforma la energía de los carbohidratos y la utiliza de diferentes formas.

La energía se transforma

La energía que proviene de los alimentos en forma de carbohidratos se transforma con la ayuda de diferentes hormonas y enzimas, y se utiliza de diferentes maneras:

 

  • 1. En los músculos se utiliza como energía mecánica para producir movimientos.
  • 2. En el cerebro y las células nerviosas como energía eléctrica que ayuda a transmitir señales nerviosas y pensamientos.
  • 3. En el hígado, los músculos y la grasa se guarda en forma de energía de reserva, la cual se reutiliza cuando no comemos o hay falta de alimento.

 

 

¿En qué parte de mi plato se encuentran los carbohidratos o azúcares?

Todos los alimentos que crecen de la tierra contienen carbohidratos; la única excepción a esta regla es la leche, que es un alimento que contiene carbohidratos, pero que es de origen animal.

 

Los carbohidratos se clasifican en simples y complejos

Los carbohidratos aumentan el nivel de energía o azúcar en la sangre de manera diferente.

El tiempo o la velocidad en que los carbohidratos o azúcares tardan en entrar y aumentar el azúcar en la sangre se llama índice glucémico.

Se clasifican en simples y complejos.

 

Los carbohidratos simples

Los carbohidratos o azúcares simples provocan mucha hambre.

Se llaman simples cuando sólo están compuestos por una molécula de azúcar. Se encuentran en el azúcar de mesa,  azúcar de la fruta, azúcares de los refrescos y golosinas.

Los carbohidratos simples entran en la sangre, se digieren y se utilizan con gran rapidez, y mantienen alto el nivel de azúcar en la sangre por muy poco tiempo.

Esa es la razón por la que provocan mucha hambre al poco tiempo de consumirlos.

 

Los carbohidratos complejos

Los carbohidratos complejos están formados por cadenas con varias moléculas de azúcar y forman los almidones y fibras.

Se encuentran en alimentos como el pan integral, las papas, los frijoles y las verduras.

La digestión de los azúcares simples es muy rápida y el tiempo que dura su energía en la sangre es muy corto. Esto provoca que muy pronto se tenga hambre.

Los carbohidratos complejos tienen índices glucémicos bajos, porque tardan en digerirse y no elevan el azúcar en la sangre con rapidez.

Esto ocasiona que la persona se sienta satisfecha.

 

Tips

 

  • 1. Elimina azúcares de refrescos, fruta y golosinas para bajar de peso sin pasar hambre.
  • 2. Para bajar de peso sin pasar hambre elige carbohidratos complejos que contienen fibra e índices glucémicos bajos como las verduras y los panes integrales.

 

 

La importancia de los carbohidratos

 

  • – Al comer carbohidratos simples y complejos la energía de los alimentos pasa a la sangre.
  • – La energía de los alimentos circula en la sangre en forma de carbohidratos o azúcar, también conocida como glucosa.
  • – La insulina se produce en el páncreas, que se encuentra ubicado atrás del estómago. La insulina guarda o utiliza la energía en forma de carbohidratos o azúcar y mantiene el nivel de glucosa en la sangre en un rango normal.
  • – La insulina guarda la energía en hígado, músculos y grasa. Cuando no estamos comiendo y baja el azúcar en la sangre, la insulina toma energía de los depósitos para mantener un nivel adecuado de energía o azúcar en la sangre.
  • – El azúcar se eleva y mantiene en la sangre de forma diferente, según el tipo de alimento consumido, es decir, dependiendo de si se trata de un alimento con carbohidratos simples o complejos.
  • – En la diabetes, la insulina no funciona o no regula de manera adecuada el nivel de azúcar en la sangre, lo que ocasiona altas y bajas en el mismo, daña las arterias y provoca alteraciones en todo el cuerpo.