,

El sonido tranquilizador de la voz de mamá puede ayudar a mejorar el sueño de los bebés que se encuentran en unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN), así lo señala un grupo de investigadores.

Esta área del hospital brinda atención las 24 horas a bebés enfermos o prematuros. Sin embargo, el ambiente hospitalario puede dificultar la capacidad de los recién nacidos para dormir de forma normal, comentó la doctora Renee Shellhaas, autora principal del estudio y neuróloga pediátrica del Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

“Aunque hacemos nuestro mejor esfuerzo para que la unidad de cuidados intensivos (UCI) sea lo más silenciosa posible, hay interrupciones en el hospital que son inevitables”, mencionó Shellhaas. “Alarmas, monitores, ventiladores, cuidado de cabecera e incluso sólo los ruidos de calefacción y refrigeración del edificio pueden ser perjudiciales. Diseñamos este estudio para observar cómo el ambiente de sonido en la UCIN puede influir en el sueño, y para ver si hay intervenciones relativamente simples que puedan hacer una diferencia”.

El estudio incluyó a 50 bebés en la UCIN que nacieron después de, al menos, 33 semanas de embarazo. Todos se encontraban médicamente estables y no tenían defectos de nacimiento que aumentaran el riesgo de problemas para dormir.

Conoce más: Estrés, detonante de problemas mentales en bebés prematuros

El sueño de los bebés fue monitoreado durante seis horas mientras escuchaban una grabación continua de su madre leyendo libros para niños. El monitoreo continuó por otras seis horas sin la grabación. Algunos de los bebés durmieron mejor y se despertaron con menos frecuencia cuando se escucharon las grabaciones de la voz de su madre, mostraron los hallazgos.

Los bebés nacidos después de al menos 35 semanas de embarazo tuvieron más probabilidades de dormir mejor al escuchar la grabación de la voz de su madre, indicaron los autores.

“El sueño es un fenómeno muy complicado influenciado por muchos aspectos del entorno de la UCI y la condición del bebé. Otro factor puede ser el tacto y la frecuencia con que se sostiene o manipula al pequeño”, subrayó Shellhaas.

El estudio fue presentado recientemente en la reunión anual de las Associated Professional Sleep Societies, en Baltimore.

 

Vía: Health Day News