Aunque se necesita energía para hacer ejercicio, es importante que la actividad física no interfiera con tu digestión.

Para ello, necesitas la cantidad justa de comida. Comer demasiado podría hacer que te sientas lento(a) en lugar de energizado(a). Come muy poco y es posible que no tengas la energía necesaria para ejercitarte de manera efectiva.

Los expertos sugieren que tu carga de combustible para antes del entrenamiento se personalice de acuerdo a tus necesidades, como la duración de tu entrenamiento y si estás restringiendo calorías para perder peso.

El tiempo también es muy importante. Si has ingerido una comida completa, debes esperar de 3 a 4 horas antes de hacer ejercicio. Recuerda que una comida saludable incluye carbohidratos como cereales integrales o legumbres, verduras sin almidón, frutas, proteínas magras como pollo, tofu o pescado y algo de grasa saludable. Si estás tratando de perder peso, llena la mitad de tu plato con verduras y frutas y una cuarta parte con proteínas magras y granos enteros o legumbres, en lugar de poner papas o pasta.

Horario para cargarte de energía:

  • Si comerás una comida grande: come por lo menos de 3 a 4 horas antes del ejercicio.
  • Si comerás una comida pequeña: come de 2 a 3 horas antes del ejercicio.
  • Si comerás un bocadillo: come 1 hora antes del ejercicio.

Conoce más: Dieta alta en sal y ritmo cardíaco irregular, lo que debes saber

Por supuesto, no siempre es posible programar perfectamente las comidas para hacer ejercicio, especialmente si entrenas a primera hora de la mañana. Si necesitas comer en un horario más cercano al de tu entrenamiento, reduce las calorías. Por ejemplo, corta las porciones de la comida completa a la mitad si estás comiendo dos o tres horas antes del ejercicio.

Por otro lado, si han pasado más de 4 horas desde tu última comida, comer un bocadillo pequeño pero saludable antes de tu entrenamiento te puede ayudar a prevenir los dolores por hambre.

“Botaneo” inteligente:

  • Plátano u otra fruta fresca.
  • Yogur.
  • Batidos de frutas pequeñas.
  • Medio panecillo integral o galletas.

¿Y qué pasa con la alimentación durante el ejercicio? Si tu entrenamiento dura menos de 60 minutos, beber agua será más que suficiente.

La verdadera medida es saber cómo te sientes, así que experimenta tanto con los alimentos como con los horarios para encontrar el equilibrio adecuado, pues así maximizarás la energía y minimizarás los problemas digestivos.

 

Vía: Health Day News