Una nueva investigación sugiere que una dieta alta en sal podría aumentar tu riesgo de padecer un trastorno común del ritmo cardíaco.

La fibrilación auricular (A-fib) es un latido cardíaco irregular que puede provocar coágulos de sangre u otras complicaciones. Afecta a millones de personas en todo el mundo y las pone en mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y, en casos raros, puede provocar insuficiencia cardíaca.

Este estudio incluyó a 716 hombres y mujeres de mediana edad en Finlandia, que fueron monitoreados durante un promedio de 19 años. En ese tiempo, 74 de los participantes fueron diagnosticados con fibrilación auricular.

Aquellos que registraron niveles más altos de sal en su dieta tuvieron una tasa más elevada de fibrilación auricular, en comparación con aquellos cuya ingesta de sal fue más baja. Después de explicar otros factores de riesgo, como la edad, la grasa corporal, la presión arterial y el tabaquismo, los investigadores descubrieron que el consumo de sal estaba asociado de forma independiente con el riesgo de fibrilación auricular.

Pero el estudio solo encontró una asociación, pues no probó que una dieta alta en sal causa el trastorno del ritmo cardíaco.

Conoce más: Tips para limitar la grasa, azúcar y sal en la dieta de tus niños

El estudio se publicó recientemente en la revista Annals of Medicine.

“Este estudio aporta la primera evidencia de que la sal en la dieta puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular de inicio reciente, lo que se suma a una creciente lista de peligros por el consumo excesivo de sal en nuestra salud cardiovascular”, señaló el autor del estudio Tero Paakko, de la Universidad de Oulu en Finlandia.

“Aunque se necesitan más estudios confirmatorios, nuestros resultados sugieren que las personas que corren un mayor riesgo de fibrilación auricular pueden beneficiarse de la restricción de sal en su dieta”, afirmó Paakko.

Las posibilidades de desarrollar fibrilación auricular aumentan con la edad y la condición afecta a aproximadamente 7 de cada 100 personas de 65 años o más.

“Dado que las estimaciones sugieren que más de las tres cuartas partes de la sal que se sugiere consumir ya se agrega a los alimentos procesados, reducir la ingesta de sal a nivel poblacional podría tener un impacto enormemente beneficioso en la fibrilación auricular de nueva aparición y en la enfermedad cardiovascular en general”, concluyó Paakko.

 

Vía: Health Day News