,

Para las personas diagnosticadas con cáncer, la comunicación con los miembros de la familia desempeña un papel vital en su salud y bienestar, según un experto de la Universidad Estatal de San Diego.

Después de estudiar este tema durante una década, el profesor de comunicaciones Wayne Beach concluyó que los pacientes con cáncer se benefician de un diálogo positivo continuo.

“Los pacientes con cáncer enfrentan (la enfermedad) y sanan mejor dependiendo de la comunicación dentro de sus familias”, aseguró Beach. “Sin esta comunicación adecuada, dichos pacientes no se curan tan bien ni tan a largo plazo. Tener un entorno disfuncional a su alrededor no es bueno, es estresante”.

El experto halló que los pacientes y sus seres queridos lidian mejor con el cáncer cuando comparten historias, recuerdan y hablan de sus esperanzas, así como de sus preocupaciones.

“La manera en la que se comunican los miembros de la familia cuando están afrontando un diagnóstico es importante”, indicó Beach. “Los pacientes han informado sentirse fortalecidos cuando la comunicación es integral y constante en su hogar y entorno médico”.

Durante los últimos 10 años, Beach y un equipo de investigadores analizaron las interacciones telefónicas y cara a cara entre pacientes con cáncer y sus familias, así como las interacciones entre pacientes y profesionales de la salud.

Conoce más: Practicar yoga y su beneficio en pacientes con cáncer de mama

Aunque el cáncer se ve a menudo como un diagnóstico sombrío, los investigadores descubrieron que las conversaciones entre los pacientes y sus seres queridos se centraban en la vida, no en la muerte.

“Si escuchas que alguien ha sido diagnosticado con cáncer, nuestra tendencia natural suele ser pensar en ella como una sentencia de muerte”, expuso Beach. “Es mucho más acerca de la esperanza que de la desesperanza. Realmente no esperaba que resultara así”.

Por ello, Beach menciona qué hacer y qué NO hacer si eres de esas personas con seres queridos que han sido diagnosticados con cáncer:

Qué hacer

1. Ofrecer ánimo y mantenerse positivos.

2. Hablar con frecuencia.

3. Ser abiertos sobre cómo se sienten.

4. Escuchar activamente lo que tu familiar (o el paciente si eres el médico) está diciendo.

5. Permitir al paciente ventilar y compartir sus temores.

Qué NO hacer

6. Quedarse en silencio (no decir nada).

7. Hablar del cáncer o de cualquier cosa relacionada con el diagnóstico.

8. Obsesionarse o centrarse en lo negativo.

 

Vía: Health Day News