Las infecciones en vías urinarias se producen en cualquier parte del aparato urinario, es decir, pueden tener origen en riñones, uréteres, vejiga o uretra. Si bien los médicos suelen tratar este tipo de padecimientos con antibióticos, es posible reducir las probabilidades de contraer una infección urinaria mediante ciertas medidas, entre ellas la hidratación constante.

Conoce más: ¿Cómo pueden las mujeres evitar sufrir infecciones urinarias?

“Una mayor ingesta diaria de agua puede reducir las infecciones urinarias frecuentes. El agua parece funcionar a través del efecto del aumento del volumen de orina, pero puede que haya otros efectos de los que no tengamos conocimiento”, dijo Thomas Hooton, profesor clínico de medicina en la división de enfermedades infecciosas en la Universidad de Miami.

A decir de Jill Rabin, quien dirige los Servicios de Salud para la Mujer en Northwell Health, en Nueva York, “producir orina adicional y, por lo tanto, aumentar la frecuencia de vaciado, puede incrementar la conciencia de la importancia de mantener la vejiga lo más vacía posible, lo que ayuda a reducir las infecciones urinarias”.

El ensayo incluyó a 140 mujeres con premenopausia que habían experimentado un alto número de IU recurrentes. Al comienzo del estudio, su ingesta total diaria de líquidos era menor a seis vasos de 8 onzas por día. Durante la prueba, de un año de duración, la mitad de las mujeres bebía hasta seis tazas más al día, además de su ingesta diaria de líquidos.

No sólo fue notable la reducción de la frecuencia de UI, también hubo una reducción significativa en el uso de antibióticos entre las mujeres que bebían más agua. El estudio no determinó la cantidad ideal de ingesta diaria de agua para reducir el riesgo de infecciones urinarias. Sin embargo, Elizabeth Kavaler, especialista en urología en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, recomienda tomar en cuenta “el entorno, el nivel de actividad y la dieta”.

 

Vía: Health Library