, ,

La gastroparesia en una enfermedad en donde la capacidad del estómago para vaciar sus contenidos se vuelve más lenta de lo normal. La condición no involucra ningún tipo de obstrucción y es más común en las personas con diabetes.

Hasta el momento se desconoce la causa exacta de la gastroparesia. Puede ser causada por una interrupción de las señales nerviosas (daño en el nervio vago) que van hacia el estómago. Además de ser una complicación común de la diabetes, también puede surgir después de ciertas cirugías.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la gastroparesia incluyen:

  • Diabetes
  • Gastrectomía (cirugía para extirpar parte del estómago)
  • Esclerosis sistémica
  • Uso de medicamentos que bloquean ciertas señales nerviosas (medicamentos anticolinérgicos)

Síntomas

Pueden incluir los siguientes:

  • Distensión abdominal
  • Hipoglucemia (en personas con diabetes)
  • Náuseas
  • Llenura abdominal prematura después de las comidas
  • Pérdida de peso sin intentarlo
  • Vómitos
  • Dolor abdominal

Exámenes y diagnóstico

Las pruebas/exámenes estándar que se realizan para diagnosticar gastroparesia incluyen:

Esofagogastroduodenoscopia (EGD).- Examen para inspeccionar el revestimiento del esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado.

Estudio sobre vaciamiento gástrico (usando marcaje con isótopos).- Consiste en la determinación del tiempo de residencia en el estómago de un marcador (o varios) radioactivo, no absorbible, ligado a uno de los componentes de una comida.

Tránsito esofagogastroduodenal.- Serie de radiografías tomadas para examinar el esófago, el estómago y el intestino delgado.

Conoce más: 7 alimentos para lidiar con una infección por virus gastrointestinal

Tratamiento

Las personas con diabetes deben tener un mejor control de sus niveles de azúcar en sangre para mejorar los síntomas de gastroparesia. Esto incluye tener cuidados específicos con la dieta.

Para ello, la Asociación Americana de Diabetes recomienda lo siguiente:

  • Comer pequeñas cantidades de comida durante todo el día, en lugar de comidas grandes.
  • Comer los alimentos lentamente.
  • Sentarse derecho(a) después de comer.
  • Tomar un paseo después de comer.
  • Comer alimentos blandos y evitar aquellos ricos en grasa o fibra.

En cuanto a los medicamentos, los que ayudan a tratar el padecimiento son:

  • Fármacos colinérgicos, que actúan sobre los receptores nerviosos de acetilcolina
  • Eritromicina
  • Metoclopramida (medicamento que ayuda a vaciar el estómago)
  • Fármacos antiserotonínicos, que actúan sobre los receptores de serotonina

Otros tratamientos incluyen:

  • Toxina botulínica (“Botox”) inyectada en la salida del estómago (píloro)
  • Cirugía para crear una abertura entre el estómago y el intestino delgado, la cual moviliza más fácilmente el alimento a través del tubo digestivo (gastroenterostomía)

Cabe destacar que muchos tratamientos sólo otorgan beneficio temporal, de ahí que puedan manifestarse algunas complicaciones, surgidas principalmente de la náusea y el vómito. Entre ellas se encuentran deshidratación, desequilibrio de electrolitos y desnutrición.

Recuerda que cambiar tus hábitos alimenticios puede ayudar en el control de los síntomas. Consulta a un médico si los síntomas continúan o si aparecen nuevos síntomas.

 

Vía: MedlinePlus / Health Day News