Las fracturas capilares o de estrés son pequeñas grietas en un hueso que suelen desarrollarse en el pie o en la parte inferior de la pierna. Es común que estas fractures se presenten como resultado de deportes que involucran saltos o carreras repetitivas.

Las fracturas capilares también pueden ocurrir en la extremidad superior y comúnmente están relacionadas con caídas o accidentes.

Estas se desarrollan gradualmente como resultado del uso excesivo, a diferencia de las fracturas o roturas óseas más grandes que son ocasionadas principalmente por traumas agudos, como una caída. Si bien las fracturas capilares pueden sanar con suficiente descanso, suelen ser dolorosas y durar varias semanas.

Cualquier persona que realice una actividad física regular puede desarrollar una fractura capilar, especialmente si la actividad involucra movimientos repetitivos que ejercen presión sobre un hueso o un grupo de huesos. El enfoque de tratamiento más común es el descanso.

Te dejamos algunos puntos a tomar en cuenta sobre una fractura capilar:

  • Pueden ser difíciles de notar, pero a menudo se desarrolla un dolor sordo con el tiempo.
  • La sensación de dolor por presión leve a moderada pueden indicar una fractura capilar.
  • El dolor puede reducirse con analgésicos comunes, como el paracetamol.

Factores de riesgo

Ciertos factores están asociados con un riesgo elevado de desarrollar fracturas capilares, los cuales incluyen:

Conoce más: Lesión por esfuerzo repetitivo, 4 sugerencias para prevenirla

  • Género: las fracturas capilares son más comunes en las mujeres, particularmente en aquellas con ciclos menstruales irregulares.
  • Anormalidades anatómicas: algunas anormalidades pueden intensificar la tensión en ciertos huesos, como tener pies planos o arcos altos. Esto también puede exasperarse con calzado de baja calidad o que esté desgastado.
  • Problemas óseos: afecciones que debilitan los huesos, como la osteoporosis.
  • Fracturas capilares previas: una fractura capilar hace que el hueso sea más susceptible a las fracturas recurrentes.
  • Desequilibrios en la dieta: la debilidad en los huesos puede desarrollarse a partir de dietas que carecen de nutrientes esenciales para la salud ósea, como el calcio o la vitamina D, lo que incrementa el riesgo de fracturas capilares.

Síntomas

Los síntomas difieren de los de una fractura o rotura más severa.

El dolor de una fractura capilar se intensificará cuando la persona realice actividades que ejerzan presión sobre el hueso lesionado. Esto puede inhibir la movilidad, lo que significa que la persona estará restringida respecto al peso que pueden poner sobre el área afectada.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Sensibilidad

RECUERDA: Las fracturas capilares pueden tratarse con facilidad, pero debes buscar atención médica de inmediato para evitar que la lesión empeore.

Un médico puede confirmar el diagnóstico utilizando técnicas de imágenes médicas que incluyen:

  • Resonancia magnética (MRI)
  • Radiografía
  • Gammagrafía ósea nuclear

Por ello, si presentas cualquiera de estos síntomas más alguno de los factores de riesgo antes citados, acude con un proveedor de atención médica cuanto antes, a fin de que recibas que más se adapte a tu caso.

 

Vía: Medical News Today