, ,

Comer un exceso de azúcar durante la pandemia de COVID-19 implica otra preocupación innecesaria de salud, ya que puede propiciar la acumulación de grasa peligrosa alrededor de tu corazón y abdomen, así lo reveló un nuevo estudio publicado en la revista European Journal of Preventive Cardiology.

«Cuando consumimos demasiada azúcar, el exceso se convierte en grasa y se almacena», señaló el investigador So Yun Yi, estudiante de doctorado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos).

«Este tejido graso ubicado alrededor del corazón y en el abdomen libera sustancias químicas en el cuerpo que pueden ser perjudiciales para la salud», dijo Yi. «Nuestros resultados respaldan la limitación del consumo de azúcar agregado».

Para el trabajo, los investigadores analizaron el consumo a largo plazo de bebidas azucaradas (como los refrescos) y de alimentos con azúcar agregada (por ejemplo, alimentos procesados), así como su asociación con las reservas de grasa alrededor del corazón y otros órganos.

Los datos se obtuvieron del estudio de Desarrollo de riesgo de arteria coronaria en adultos jóvenes, que incluyó a más de 3,000 adultos estadounidenses jóvenes sanos.

Conoce más: 5 beneficios de consumir arándanos durante la cuarentena

Los resultados revelaron que consumir mayores cantidades de bebidas azucaradas y azúcar agregada durante un período de 20 años se relacionó con más grasa almacenada alrededor de los órganos.

Por su parte, la doctora Lyn Steffen, profesora asociada en la división de epidemiología y salud comunitaria de la citada universidad, destacó que estos hallazgos «aportan más evidencia de que consumir demasiado azúcar agregado y bebidas azucaradas se relaciona con una mayor cantidad de tejido graso».

«Y sabemos que los depósitos de grasa están relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes», condiciones que a su vez aumentan el riesgo de adquirir COVID-19 y de tener complicaciones graves por dicha enfermedad viral.

Recomendaciones

La experta recomendó beber agua pura en lugar de bebidas azucaradas, y elegir refrigerios más saludables en lugar de alimentos ricos en azúcares agregados como pasteles. «Lee las etiquetas de los alimentos para verificar la cantidad de azúcar agregada en lo que estás comprando. Busca ingredientes como jarabes, glucosa, fructosa, sacarosa y maltosa. Ser más consciente del azúcar oculto te ayudará a reducir tu consumo».

Steffen también dijo que «además de nuestros esfuerzos individuales, los gobiernos, los fabricantes de alimentos, los restaurantes, las escuelas y los lugares de trabajo deben desempeñar un papel para aumentar la conciencia del consumidor respecto al contenido de azúcar en los alimentos y bebidas, y ofrecerle alternativas más saludables».

 

Vía: Health Day News