Un entrenamiento completo debe englobar ejercicios aeróbicos —o cardiovasculares— y anaeróbicos, los cuales brindan resistencia a los músculos y tendones. Estos últimos, suelen incluir actividades con pesas, mismas que podrían llevar a lesiones si no se hacen de forma adecuada y segura.

Conoce más: Ejercicio aeróbico o pesas, ¿qué es mejor para perder grasa?

Lo primero que debemos considerar es la ayuda de un instructor, principalmente si se busca un aumento muscular considerable que requiera de mucho peso. Así, una buena técnica puede evitar las lesiones, sin olvidar que las recomendaciones de un profesional facilitan los ejercicios.

Asimismo, es importante fijarse metas, pensando en el entrenamiento como un proceso y sin buscar cambios drásticos a corto plazo. Los objetivos dependerán, en gran medida, de la edad, la madurez física y el motivo por el que se están levantando pesas.

De acuerdo con especialistas, el calentamiento y estiramiento deben ser la base de cada sesión, antes y después de ejercitar el cuerpo. Toma en cuenta las siguientes recomendaciones y obtén los resultados que anhelas sin correr riesgos.

Lo que SÍ debes hacer

  1. Mantener la espalda recta mientras estás levantando peso.
  2. Utilizar técnicas apropiadas para evitar lesiones.
  3. Usar zapatos con buena tracción.
  4. Asegurarte de que el equipo que estás utilizando se encuentra en buenas condiciones.
  5. Pedir la ayuda de un profesional en caso de tener dudas.

Lo que NO debes hacer

  1. Tomar aire y expulsarlo rápidamente —es decir, hiperventilar—, así como sostener la respiración.
  2. Seguir con el levantamiento a pesar de sentir dolor. Si se presentan molestias, descansa por unos días o intenta hacerlo con menos peso.
  3. Ejercitar el mismo grupo de músculos más de tres veces a la semana.
  4. Levantar más peso del que puedes sostener.
  5. Realizar tus entrenamientos sin la ayuda de un instructor —por lo menos en las primeras sesiones—.

 

Vía: FamilyDoctor.org