La dieta mediterránea aporta diversos beneficios a la salud. No sólo protege el bienestar del corazón, también potencia los tipos de bacterias intestinales relacionadas con el freno de la fragilidad y el declive cognitivo en las personas mayores, al tiempo que reduce las asociadas a la inflamación.

A decir de una investigación, realizada en cinco países y publicada en la revista Gut, adherirse a la dieta mediterránea durante 12 meses se asocia con cambios beneficiosos en el microbioma intestinal. Debido a que el envejecimiento está asociado con el deterioro de las funciones corporales y el aumento de la inflamación, esta dieta podría frenar el avance del declive cognitivo y la debilidad física en la vejez.

Conoce más: Dieta mediterránea y sus beneficios para las mujeres embarazadas

«Una microbiota saludable logra producir metabolitos y vitaminas importantes para la salud», según el estudio. Estos cambios son impulsados, en gran medida, por un aumento de la fibra dietética y las vitaminas y minerales asociados —específicamente, C, B6, B9, cobre, potasio, hierro, manganeso y magnesio—. Los resultados fueron independientes de la edad o el índice de masa corporal, elementos que influyen en la composición del microbioma.

“La microbiota es el medio a través del cual el cuerpo y la dieta interactúan, ya que una microbiota saludable producirá metabolitos y vitaminas importantes para la salud, mientras que un microbioma fragmentado está asociado con el deterioro y la pérdida de independencia de las personas”, explicó SINC Paul O’Toole, uno de los autores e investigador del Instituto del Microbioma de la Universidad de Corkm, en Irlanda.

Si tienes dudas, acércate a un especialista en nutrición.

 

Vía: 20 minutos.es