,

Durante este período de distanciamiento social, es mejor posponer citas no urgentes con tu médico o dentista, así lo recomienda la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (Estados Unidos).

Estas pueden incluir visitas regulares de bienestar o limpiezas dentales, así como citas de seguimiento para controlar enfermedades crónicas si tu salud ha sido relativamente estable durante los últimos meses. También debes posponer las pruebas de detección de rutina —como una mamografía o un análisis de sangre para antígeno prostático específico (PSA)— si tienes un riesgo promedio de enfermedad. Muchos consultorios médicos han comenzado a restringir las visitas a sus instalaciones solo para asuntos urgentes, por lo que es posible que no tengas otra opción.

Conoce más: Lavado de manos correcto, según la OMS

Como alternativa, los consultorios médicos prestan cada vez más servicios de telesalud. Esto puede significar citas por llamada telefónica o visitas virtuales usando un servicio de video chat. Solicita programar una cita de telesalud con tu médico para un asunto no urgente nuevo o en curso. Si después de hablar contigo tu médico considera que debe verte en persona, él o ella te lo harán saber.

¿Y qué pasa si tus citas no son urgentes pero tampoco entran en la categoría de bajo riesgo? Por ejemplo, si te han recomendado hacerte exámenes periódicos porque tuviste cáncer y se logró la remisión del mismo, o si tu médico te atiende regularmente para controlar una afección para la cual posees un mayor riesgo, o si tu tratamiento varía según los resultados de tus exámenes más recientes, debes llamar a tu médico o médicos para que te asesoren.

 

Vía: Harvard Medical School