,

Los anticoagulantes son medicamentos que retrasan la coagulación de la sangre. Los más usados en la medicina son la heparina, warfarina, dabigatrán, apixabán y rivaroxabán.

Los anticoagulantes dificultan la formación de coágulos, o evitan que coágulos ya existentes comiencen a crecer en el corazón, las venas o las arterias, evitando por ejemplo un ataque cardíaco o un infarto cerebral. El tratamiento debe ser manejado por tu proveedor de cuidado de la salud.

Conoce más: 10 alimentos que mejoran la circulación sanguínea

A continuación te dejamos una serie de recomendaciones y advertencias si debes usar anticoagulantes:

  • Siempre sigue las instrucciones de tu médico (u otro proveedor de atención médica).
  • Si tomas warfarina o heparina, hazte un análisis de sangre con regularidad, para que tu médico pueda saber cómo está funcionando el medicamento.
  • La prueba para evaluar cuánto tarda en coagular la sangre en personas que toman warfarina se llama Tiempo de Protrombina (TP).
  • La prueba para para evaluar cuánto tarda en coagular la sangre en personas que toman heparina se llama Tiempo parcial de tromboplastina (TPT).
  • Nunca tomes aspirina con anticoagulantes a menos que tu doctor te diga que lo hagas.
  • Debes informar a otros proveedores de atención médica que estás tomando anticoagulantes.
  • Siempre consulta con tu médico antes de tomar otros medicamentos o suplementos, como aspirina, vitaminas, medicina para el resfriado, medicina para el dolor, pastillas para dormir o antibióticos, ya que estos pueden afectar la forma en que los anticoagulantes trabajan, ya sea fortaleciéndolos o debilitándolos.
  • Informa a tu médico si has comenzado a tomar nuevos medicamentos que puedan interferir con la acción de la warfarina.
  • Discute tu dieta con tus proveedores de atención médica.
  • Los alimentos ricos en vitamina K pueden reducir la efectividad de la warfarina. Recuerda que la vitamina K se encuentra en vegetales de hoja verde, pescado, hígado, lentejas, soya y algunos aceites vegetales.
  • Avísale a tu familia que estás tomando medicamentos anticoagulantes y siempre lleva contigo una tarjeta de identificación médica de emergencia.

 

Vía: American Heart Association