El consumo de frutas y verduras es esencial dentro de una dieta balanceada. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las vitaminas, los minerales, la fibra y todos los nutrientes presentes en este tipo de alimentos ayudan a prevenir diversas enfermedades, como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y la obesidad.

¿Cuántas debemos comer al día? De una taza y media a 2 tazas —ó 5 unidades—. Expertos aconsejan elegir las frutas y verduras pensando en un arco iris, es decir, mezclando todos los colores posibles. Si necesitas reducir las opciones, lo ideal es optar por aquellas de color verde oscuro o amarillas —calabaza, brócoli, coles de Bruselas, cítricos y bayas.

Conoce más: ¿Qué sucede si no comes frutas y verduras?

A decir de Heather Seid, especialista en nutrición, las frutas y verduras son “alimentos milagrosos que impactan al cuerpo de adentro hacia afuera. Son increíblemente versátiles”. Si no sabes cómo incrementar su ingesta, te recomendamos seguir estos consejos.

  • Ten frutas y verduras en el refrigerador. Intenta que estén cortadas y a la mano para que puedas comerlas en cualquier momento.
  • Mezcla tus frutas y verduras con otros ingredientes saludables, como yogur, queso bajo en grasas y cereales.
  • Cocina las verduras a la plancha. Prueba todas las que puedas para descubrir tus favoritas.
  • Mezcla la fruta en una ensalada o inclúyela en un batido.
  • Mantén un recipiente con fruta en la encimera de la cocina, donde puedas verla.

Si piensas que le hacen falta nutrientes a tu dieta, visita a un especialista. Recuerda que un nutriólogo puede asesorarte sobre qué alimentos comer y a qué hora del día hacerlo. ¡Cuídate!

 

Vía: Hola Doctor