,

Dentro de las reglas básicas de nutrición, el consumo de sal debe seguir ciertas limitaciones. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el elevado consumo de sodio y la absorción insuficiente de potasio, contribuyen a la hipertensión arterial y aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.

Pero eso no es todo. Una dieta alta en sal puede afectar negativamente el flujo sanguíneo del cerebro, según Jim Koenig, especialista del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS), parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Conoce más: 10 alimentos que aumentan el consumo de sodio

Para llegar a esta premisa se realizó un estudio con ratones, con el fin de relacionar los cambios en el intestino causados por una dieta alta en sal con la alteración del flujo sanguíneo en el cerebro.

Durante el estudio, los ratones fueron alimentados con una dieta rica en sodio. Después de ocho semanas, sus cerebros mostraron una reducción del 20 al 30% en el flujo sanguíneo, en comparación con los ratones que consumieron alimentos normales.

«Este estudio con ratones proporciona un diagrama celular y molecular detallado sobre cómo los problemas comienzan en el intestino, y esto abre caminos inesperados hacia nuevos tratamientos» señaló.

La evidencia muestra que comer altos niveles de sal provoca cambios en el sistema inmune del intestino, debido a que las células inmunitarias secretan ciertas moléculas que pueden tener efectos tóxicos en los vasos sanguíneos del cerebro. Afortunadamente, se demostró que los efectos negativos del consumo excesivo de sal podrían ser reversibles al volver a una dieta normal.

No te arriesgues, recuerda que la clave está en la prevención. Si tienes dudas, visita a un especialista en salud.

 

Vía: Hola DoctorOMS