La hipertensión -enfermedad que se caracteriza por una presión arterial elevada- es una de las mayores amenazas de la salud integral en nuestros días.

Afortunadamente, existen medidas sencillas que se pueden implementar para mantenerla bajo control, y una de ellas es tener un mayor cuidado con la dieta diaria.

Existen suficientes hallazgos médicos para asegurar que realizar cambios saludables en la dieta es una forma eficiente de ayudar a tener bajo control la presión arterial.

Conoce más: 6 beneficios de las dietas basadas en plantas para la salud del corazón

Asimismo, estos cambios también pueden ayudar a una persona a bajar de peso y disminuir su probabilidad de desarrollar alguna cardiopatía o accidente cerebrovascular derivados de la hipertensión.

Tips

Los expertos en salud recomiendan a las personas que tienen problemas de presión arterial alta seguir los siguientes consejos en su dieta diaria:

1. Consumir principalmente alimentos que sean bajos en grasa, como granos integrales, frutas y verduras.

2. Leer las etiquetas de los alimentos y prestar atención especial al nivel de grasa saturada. Se deben evitar o reducir el consumo de alimentos que sean ricos en grasa saturada (más de 20% de la grasa total se considera alto).

3. Elegir alimentos de proteína magra, como soya, pescado, pollo sin piel, carne muy magra y productos lácteos descremados.

4. No consumir alimentos cuyas etiquetas indiquen que son “hidrogenados” o “parcialmente hidrogenados”, ya que vienen cargados con grasas saturadas y grasas trans.

5. Limitar la cantidad de alimentos procesados y fritos que se consumen.

6. Reducir la cantidad de productos horneados preparados comercialmente (como rosquillas, galletas dulces y saladas).

7. Preparar el pescado, pollo y carnes magras asadas a la parrilla, a las brasas o hervidas.

8. Consumir alimentos que sean ricos en fibra soluble. Estos incluyen avena, salvado, guisantes partidos y lentejas, frijoles, algunos cereales y arroz integral.

9. Aprender cómo comprar y cocinar los alimentos que sean saludables para el corazón. Aprender cómo leer las etiquetas de los alimentos para escoger los que son saludables.

10. Alejarse de los restaurantes de comida rápida, donde las opciones saludables pueden ser difíciles de encontrar.

 

Vía: Medline Plus