Participar en la vida escolar de los niños va más allá de las buenas calificaciones. Los padres deben ser parte del desarrollo y crecimiento de los menores para aumentar su confianza, entender sus preocupaciones y reducir el estrés que podría generarles el proceso de aprendizaje.

Ante ello, especialistas recomiendan involucrarse de una manera saludable. Si no sabes cómo comenzar, sigue estos consejos.

Recomendaciones

  • Piensa en cuánto tiempo estás dispuesto a ofrecer. Muchos padres quieren participar, pero no pueden por sus responsabilidades laborales. Es completamente comprensible, por eso, intenta avisar cuándo puedes ser parte de las actividades, así podrás encontrar a otra persona que te reemplace en los días difíciles.
  • Empieza poco a poco. No es recomendable que te ofrezcas para organizar muchas actividades importantes al mismo tiempo. Si ya has aceptado demasiadas cosas, delega algunas tareas a otros padres.
  • No trates de una forma especial a tu hijo cuando colabores en su escuela. Reflexiona cuánta interacción es adecuada para ambos. La mayoría de los niños disfruta que sus padres se impliquen en su centro escolar; pero si el menor se siente incómodo, considera la posibilidad de colaborar en algo donde el pequeño no te pueda ver.
  • Pide la opinión de profesores y alumnos. Investiga qué es lo que más les ayuda y pregunta qué puedes hacer para aprovechar al máximo el tiempo que dedicas a las actividades escolares. Sé flexible a medida que las necesidades de los alumnos y el centro escolar vayan cambiando.

Conoce más: 3 recomendaciones para evitar sobrecarga en mochilas escolares

No olvides enfocarte en brindar interacciones positivas, de apoyo y motivación. Si tienes dudas, habla con tu hijo y exprésale tu deseo por contribuir. Los niños son muy comunicativos cuando se pide su opinión.

 

Vía: Kids Health