Para algunas personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), también conocida como acidez estomacal crónica, cambiar a un estilo de vida más saludable podría ofrecer un alivio real de los síntomas.

Una nueva investigación publicada en la revista JAMA Internal Medicine muestra que seguir un plan de cinco pasos puede aliviar el reflujo en muchos pacientes, y otros podrían reducir la necesidad de medicamentos como los inhibidores de la bomba de protones (IBP).

Dicho plan abarca las siguientes pautas:

  1. No fumar
  2. Comer bien
  3. Hacer ejercicio
  4. Limitar el café, el té y los refrescos
  5. Mantener un peso corporal saludable

Al estudiar a más de 9,000 mujeres que dijeron tener acidez o reflujo ácido al menos una vez a la semana, los investigadores descubrieron que el cumplimiento de las pautas de estilo de vida reducía los síntomas casi a la mitad.

«Es posible que llevar un estilo de vida antirreflujo pueda eliminar la necesidad de medicamentos en general, o al menos reducir sustancialmente la dependencia de alguien hacia ellos, de modo que solo requiera tomarlos con moderación», comentó el doctor Andrew Chan, del Hospital General de Massachusetts, en Boston, e investigador principal del estudio. Esto reduce drásticamente el potencial de consecuencias para la salud a largo plazo, añadió el experto.

Tan solo en Estados Unidos, cerca del 30% de las personas sufre de reflujo ácido crónico, dijeron los investigadores. La afección ocurre cuando tu esófago, el tubo que transporta los alimentos al estómago, no se cierra correctamente. Esto permite que el contenido estomacal se filtre nuevamente hacia el esófago, irritándolo.

El tabaquismo y la obesidad son contribuyentes conocidos del reflujo, al igual que el café, el té y los reflejos, apuntó Chan.

Conoce más: Afecciones gastrointestinales crónicas más comunes en los niños

En cuanto a la alimentación, los autores del estudio recomiendan una dieta de estilo mediterráneo, rica en cereales integrales, frutas y verduras y baja en azúcar y carnes rojas.

La suma total de los componentes del estilo de vida puede reducir las causas físicas del reflujo al mejorar el tono del esófago y relajar el esfínter esofágico inferior.

Aunque el estudio se limitó a la población femenina, Chan cree que los hombres también responderán adecuadamente a este programa. «Tenemos todas las razones para creer que esto es algo que sería eficaz para reducir el riesgo de reflujo tanto en hombres como en mujeres», aseguró.

De las casi 43,000 mujeres que participaron en el Nurses ‘Health Study II’, 9,300 registraron casos de ERGE crónica. Las participantes que llevaron un estilo de vida saludable tuvieron una reducción de casi el 40% en los síntomas de ERGE, y muchas de las que siguieron el plan de cinco pasos no mostraron síntomas, encontraron los investigadores.

Cada uno de los cinco factores del estilo de vida se asoció de forma independiente con los síntomas de ERGE.

Los investigadores también hallaron que aquellas que mantenían un estilo de vida saludable tomaron menos IBP y/o fármacos antagonistas del receptor H2, que ayudan a reducir la cantidad de ácido en el estómago. Los IBP son efectivos, pero no se conocen los resultados de su uso a largo plazo, indicó Chan.

El médico subrayó que el enfoque de realizar cambios en el estilo de vida puede aliviar o eliminar los síntomas, por lo que es preferible a depender de los medicamentos.

Las medicinas pueden reservarse para los momentos en que se manifiestan los síntomas de ERGE, lo que puede ocurrir incluso mientras se mantiene un estilo de vida antirreflujo, refirió.

RECUERDA: No fumar, aumentar la actividad física y mantener un peso saludable son medidas que protegen contra muchas afecciones.

Siempre es mejor prevenir la enfermedad o tratarla con cambios en el estilo de vida y la dieta antes que con medicamentos.

 

Vía: Health Day News