Para la mayoría de las mujeres sanas, hacer ejercicio durante el embarazo es tan importante como practicarlo a lo largo de toda la vida. Aporta beneficios como una mejor salud en general, previene el dolor de espalda y te mantiene regular, lo que puede ser un desafío para algunas mujeres.

Si bien suelen enfatizarse las actividades aeróbicas de bajo impacto como caminar, la ciencia ha descubierto un beneficio sorprendente al hacer ejercicio o entrenamiento de fuerza, el cual involucra el uso de pesas. Resulta que, más allá de mantener los músculos tonificados, el entrenamiento de fuerza puede aliviar la fatiga y la poca energía que afecta a muchísimas mujeres gestantes.

En un estudio publicado en la revista Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology, 26 mujeres realizaron seis ejercicios de resistencia de intensidad baja a moderada dos veces por semana desde la semana 23 hasta la semana 35 de sus embarazos.

Conoce más: La importancia del ejercicio para prevenir el cáncer de colon

Cada sesión inició con un calentamiento de cinco minutos caminando sobre una cinta rodante, seguido de una rutina con máquinas de resistencia en posición sentada: extensiones de piernas dobles, prensas de piernas y flexiones de piernas, flexiones de los brazos y extensiones de espalda. Cada ejercicio se realizó durante dos series de 15 repeticiones cada una a un ritmo controlado con un minuto de descanso entre series y dos minutos de descanso entre máquinas. Las participantes también realizaron dos series de ejercicios abdominales de pie utilizando solo su peso corporal.

Los resultados fueron claros: casi todas las mujeres se sintieron más energizadas y menos fatigadas, tanto física como mentalmente, comenzando después de un solo entrenamiento.

El entrenamiento de fuerza es seguro para la mayoría de las mujeres embarazadas, pero el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda hablar con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios para asegurarte de que sea seguro para ti. Además, si nunca antes has realizado un entrenamiento de fuerza, trabaja con un entrenador que pueda crear un programa personalizado para ti y tus habilidades actuales.

 

Vía: Health Day News