,

Observar tu colesterol se ha vuelto más fácil.

Los expertos en nutrición ahora están de acuerdo en que los alimentos ricos en colesterol, como los camarones, no tienen el impacto sobre el colesterol en la sangre que alguna vez se pensó. Por lo tanto, dependiendo de tu recuento actual de colesterol, es posible que no tengas que reducir la ingesta de muchos alimentos anteriormente prohibidos.

Incluso mejores noticias: algunos alimentos pueden reducir tu nivel de colesterol. Ya que es sólo uno de sus beneficios, considera agregarlos a tu dieta en general.

Las nueces tienen grasas insaturadas saludables que ayudan a reducir el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés); ese es el tipo no saludable. Las almendras, las avellanas y los pistachos también son buenas opciones.

La magia en los frijoles y la avena es la fibra soluble, que ayuda a eliminar el colesterol de tu sistema antes de que pueda causar daño. Disfruta de los cereales de avena fríos o calientes y experimenta con frijoles en lugar de carne en el almuerzo y la cena.

Conoce más: 7 tips para cocinar alimentos saludables en fiestas navideñas

Los aguacates son ricos en ácidos grasos monoinsaturados y también pueden ayudar a reducir la LDL. Usa rebanadas de aguacate en lugar de mayonesa en los sándwiches, y sumerge verduras crudas en lugar de papas fritas en guacamole fresco.

Muchos alimentos vegetales contienen naturalmente esteroles y estanoles, sustancias que combaten el colesterol, y algunos alimentos ahora están fortificados con ellos.

Comer de 2 a 3 gramos de esteroles y estanoles al día puede reducir el colesterol LDL entre un 10 y un 15 por ciento, y disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca en un 20 por ciento cuando también llevas una dieta saludable para el corazón, según los expertos en salud. Lee las etiquetas para ayudarte a mantener un conteo continuo de tu ingesta. Por ejemplo, 8 onzas de jugo de naranja fortificado con esterol tienen aproximadamente 1 gramo de esta sustancia.

Los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, como la carne roja y la mantequilla, son los que tienen más probabilidades de aumentar el colesterol. Habla con tu médico sobre el tamaño correcto de las porciones y los límites diarios para tus necesidades de salud.

 

Vía: Health Day News