Prepárate para llorar algunas lágrimas de felicidad, porque las cebollas definitivamente merecen un lugar en tu tabla de cortar este verano. Blanca, amarilla, roja/morada y verde: todas las variedades de cebollas ofrecen algunos beneficios a la salud bastante impresionantes. El vegetal se ha tenido en alta estima durante mucho tiempo: los arqueólogos han descubierto rastros de cebollas que datan de 5000 A.C. Se dice que en el antiguo Egipto, las cebollas eran veneradas porque su forma y círculos concéntricos simbolizaban la eternidad. Y en la Edad Media, las cebollas se usaban para pagar bienes y servicios, y también se regalaban. Con estos datos, no es de extrañar que consideres cuán buenas son para ti, por lo que a continuación te mencionamos seis beneficios a la salud que aportan las cebollas.

1. Son ricas en antioxidantes

Puede que no rebosen de vitaminas y minerales: una cebolla mediana, que contiene alrededor de 44 calorías, proporciona el 20% de tus necesidades diarias (DV) de vitamina C y entre el 5 y el 10% de DV para B6, ácido fólico, potasio y manganeso. Pero las cebollas están llenas de antioxidantes. Suministran docenas de tipos diferentes, incluida la quercetina, un potente compuesto antiinflamatorio. Las capas externas de una cebolla contienen el mayor poder antioxidante.

2. Pueden proteger contra el cáncer

En un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores observaron con qué frecuencia las personas en Italia y Suiza comían cebollas y otra verdura del género Allium, el ajo. Descubrieron que, entre las poblaciones estudiadas, existía un vínculo inverso entre la frecuencia de uso de estas verduras y el riesgo de varios tipos de cáncer comunes, lo que significa que cuanto más cebolla y ajo comían, menor era la tasa de cáncer.

3. Mejoran la densidad ósea

Un estudio que observó a mujeres caucásicas perimenopáusicas y posmenopáusicas de 50 años o más encontró un vínculo entre el consumo de cebolla y la salud ósea. Las mujeres que comieron cebollas con mayor frecuencia tuvieron una mejor densidad ósea y disminuyeron su riesgo de fractura de cadera en más del 20%, en comparación con las que nunca comieron cebollas.

4. Apoyan una digestión saludable

Eso es porque son ricas en inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico. En resumen, los prebióticos sirven como alimento para los probióticos y ayudan a que florezcan esos microbios beneficiosos. La inulina también ayuda a prevenir el estreñimiento, mejora la regulación del azúcar en sangre, aumenta la absorción de nutrientes y respalda una densidad ósea saludable. Es posible que también apoye la pérdida de peso al reducir el apetito.

Conoce más: 6 beneficios de las dietas basadas en plantas para la salud del corazón

5. Pueden ayudar a reducir el colesterol

Un estudio interesante analizó a mujeres con sobrepeso u obesidad con síndrome de ovario poliquístico. En este ensayo clínico aleatorizado controlado, las pacientes fueron asignadas a una dieta alta en cebolla (que consistía en cebolla roja cruda) o una dieta baja en cebolla. Después de ocho semanas, los investigadores encontraron disminuciones en los niveles de colesterol en ambos grupos, pero la caída fue mayor (incluida la reducción del colesterol LDL “malo”) entre las personas que consumieron una dieta alta en cebolla. Otro estudio rastreó a 24 mujeres con colesterol levemente alto y descubrió que las que bebían diariamente jugo de cebolla durante ocho semanas tenían reducciones en las mediciones de colesterol total, LDL y cintura en comparación con las que tomaron un placebo.

6. Hacen que los tomates sean mejores para ti

La sinergia entre alimentos es la idea de que los beneficios de comer dos alimentos específicos juntos superan los beneficios de comer cada alimento por separado. Ese parece ser el caso de las cebollas y los tomates: los científicos creen que los compuestos de azufre en las cebollas aumentan la absorción de licopeno, un antioxidante en los tomates ligado a la protección contra el cáncer y las enfermedades cardíacas, que además protege la salud del cerebro, los huesos y los ojos. Afortunadamente, los tomates y las cebollas hacen una combinación deliciosa en tortillas, ensaladas, sopas y salteados.

Tip: Cómo cosechar los beneficios de las cebollas

La investigación en animales sugiere que las cebollas también pueden ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre y mantener la fertilidad. Eso significa que es probable que se hagan más estudios en humanos sobre este vegetal súper estrella. Mientras tanto, le harás mucho bien a tu cuerpo consumiendo toda su variedad de tipos y colores, al igual que comiéndolos crudos o cocidos.

Si rebanar cebollas hace que tus ojos se llenen de agua, aquí tienes un consejo: córtalas (con seguridad) bajo agua corriente o cerca de un respiradero. Esto puede ayudar a evitar que parte del gas haga contacto con tus ojos. O invierte en un par de elegantes gafas de cocina. ¡Y asegúrate de evitar tocarte los ojos después de preparar la cebolla!

 

Vía: Health.com