Es común realizar las actividades cotidianas sin ponerse a pensar en qué tan sucios están los objetos que tocamos, o si lavamos lo suficiente nuestras manos. Si bien existen hábitos de limpieza que disminuyen la cantidad de gérmenes a los que estamos expuestos, también hay riesgos latentes dentro del hogar.

1. Llevar el teléfono móvil al baño.

Tocar el teléfono móvil entre el momento que usas el inodoro y lavas tus manos es un grave error. No importa cuánta higiene tengas, los gérmenes presentes en el sitio donde colocaste el teléfono irán contigo a todos lados.

Los baños están repletos de gérmenes que provocan infecciones del tracto urinario y enfermedades intestinales. Para evitarlo, lava bien tus manos y limpia el móvil con un paño antibacteriano. Si puedes evitar introducirlo al baño, mejor.

2. Cargar en todo momento la bolsa de mano.

“Las bolsas entran en contacto regular con nuestras manos, dinero y tarjetas de crédito. Además, las personas cargan ciertos alimentos en sus bolsos, lo que deja nutrientes microscópicos para que las bacterias pueden alimentarse”, explicó el doctor Paul Matewele, experto en microbiología e inmunología.

Para evitar riesgos, coloca tu bolso en un gancho cuando utilices el baño, y evita ponerlo en las superficies donde se come. No olvides aspirar dentro del bolso y limpiar el exterior con un paño antibacteriano para mantenerlo limpio.

3. Usar el control remoto y no lavarse las manos.

El control remoto de la televisión circula por toda la casa, razón por la que debes mantenerlo limpio. Los controles remotos pueden estar plagados de gérmenes, incluyendo E. coli, debido a la frecuencia con la que se manejan.

Lo recomendable es que laves tus manos con regularidad y te asegures de limpiar el control remoto cuando se realiza la limpieza de la casa. Hazlo con frecuencia.

Conoce más: 5 productos de tu hogar que debes limpiar regularmente

4. Pasear por la casa con los zapatos que se utilizan en la calle.

Pasar de la calle al hogar con los mismos zapatos es una invitación a todo tipo de bacterias no deseadas. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Houston, el 39.7% de los zapatos llevan consigo Clostridium difficile, una bacteria que causa diarrea.

Si tienes niños pequeños que gatean por el piso, es aún más importante no usar zapatos sucios dentro de la casa. Procura tener un segundo calzado y no lo utilices en exteriores.

5. No lavar las esponjas correctamente.

“Las esponjas son el lugar de reproducción ideal para los microbios porque les suministramos un ambiente cálido y húmedo, junto con material nutritivo (proveniente) de los residuos de alimentos. Las esponjas de la cocina pueden acarrear salmonella, campylobacter, staphylococcus, E. coli y listeria”, según Matewele.

Para evitar la propagación de bacterias, debes reemplazar las esponjas cada mes, y lavarlas a una temperatura alta una vez por semana.

 

Vía: Hola Doctor