La hinchazón abdominal se describe a menudo como la sensación de que existe un globo inflado en el abdomen, y suele ser producto de una serie de anomalías en el intestino; así lo indica la Fundación Internacional para los Trastornos Gastrointestinales.

Por ello, la fundación nos menciona los siguientes factores comunes que suelen desencadenar este tipo de hinchazón:

  1. Demasiado gas en el intestino.
  2. Cantidades elevadas y anormales de bacterias en el intestino delgado.
  3. Desequilibrio de microorganismos que generalmente viven en el intestino, que podría ser el resultado de tomar antibióticos.
  4. Intolerancia a la comida.
  5. Mayor curvatura de la región lumbar de la columna vertebral, lo que disminuye la capacidad del abdomen para contener gases.

Conoce más: ¿Qué hacer ante un dolor pélvico (abdomen bajo) crónico?

Eructar o tener gases (flatulencias) es algo natural y común en nuestro organismo. Sin embargo, tener eructos o flatulencias de manera excesiva, acompañados por hinchazón, dolor o distensión en el abdomen, puede interferir ocasionalmente con tus actividades diarias, o incluso causarte vergüenza. Pero estos signos y síntomas generalmente no representan ninguna condición subyacente grave, y casi siempre se reducen con simples cambios en el estilo de vida.

Cuando los eructos, los gases o la hinchazón interfieran con tus actividades diarias, es probable que haya algo mal con tu cuerpo. Si este es el caso, averigua cómo reducir o evitar los dolores por acumulación de gas, y si requieres visitar a un médico.

 

Vía: Health Day News / Clínica Mayo