El dolor pélvico ocurre principalmente en la parte baja del abdomen, se caracteriza por ser un dolor intenso y punzante en un lugar específico, o bien una molestia tenue en un área amplia de la pelvis. Si el dolor es fuerte y constante (crónico), puede interferir con el bienestar y la calidad de vida.

Según especialistas, se calcula que por lo menos 1 de cada 5 mujeres de 20 a 40 años de edad presenta dolor pélvico crónico durante el periodo de menstruación.

Esta situación no debe pasarse por alto, y quien la sufre debe acudir con un médico para recibir una prescripción oportuna para su tratamiento, destacó la Secretaría de Salud.

Conoce más: ¿Qué esperar de la primera menstruación?

De acuerdo con la dependencia, el dolor pélvico crónico es una señal que puede alertar sobre la presencia de una posible afección importante.

No es algo común

Aunque la creencia popular sugiere lo contrario, este tipo de dolor no es algo natural durante el inicio o durante la menstruación, señaló Atziri Ramírez Negrin, especialista adscrita al área de Urología Ginecológica y Rehabilitación del Piso Pélvico del Hospital General ‘Dr. Manuel Gea González’.

El dolor pélvico crónico está asociado a diferentes patologías, una de las más comunes es la endometriosis, la cual provoca la inflamación en varios órganos como vejiga, intestinos, útero y trompas de Falopio, lo que puede causar complicaciones como infertilidad, expuso.

Recomendaciones

La especialista señaló que, aunque se trata de una enfermedad que no se puede prevenir, se pueden llevar a cabo acciones que reducen el riesgo de padecerla, como por ejemplo:

-Tener un control ginecológico anual.

-Llevar una alimentación saludable.

-Realizar ejercicio de forma frecuente.

Exhortó a la población a acudir con un profesional de la salud ante la presencia de este tipo de dolor, con la finalidad de diagnosticar la causa y tener un tratamiento, pues entre más tiempo transcurra más difícil será su control.

Asimismo, resaltó que los remedios caseros, como el consumo de tés, colocación de objetos calientes o la ingesta de analgésicos, solo se deben usar como medidas complementarias temporales, para calmar los episodios de dolor, pero no como un tratamiento.

 

Vía: Notimex