Es común que las mujeres experimenten sentimientos de tristeza, fatiga, ansiedad —incluso dolores físicos—, al inicio de su período menstrual. Si bien no ocurre en todos los casos, el síndrome premenstrual (SPM) se ha relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.

Es importante tomar en cuenta que los síntomas del SPM podrían estar vinculados a otras afecciones, Por este motivo, es esencial contar con una historia clínica completa, realizarse un examen físico con frecuencia y llevar un calendario de síntomas.

Especialistas en salud recomiendan mantener el diario o registro durante al menos 3 meses. Debes anotar el tipo de síntomas, qué tan graves son y cuánto duran. Considera que un estilo de vida saludable representa el primer paso. De hecho, suele ser suficiente para controlar los síntomas. Si no sabes por dónde comenzar, toma en cuenta las siguientes recomendaciones.

  1. Bebe muchos líquidos, de preferencia agua natural. No tomes refrescos, alcohol u otras bebidas con cafeína. Esto ayudará a reducir la distensión, la retención de líquidos y otros síntomas.
  2. Consume tus alimentos de forma frecuente y en pequeñas cantidades. No dejes pasar más de 3 horas entre los refrigerios.
  3. Evita comer en exceso y lleva una alimentación balanceada. Incluye más granos enteros, vegetales y frutas en tu dieta. Limita la ingesta de sal y azúcar.
  4. Realiza ejercicio aeróbico regular a lo largo del mes para reducir la intensidad de los síntomas.
  5. Cambia tus hábitos de sueño nocturnos y procura un descanso reparador.

Conoce más: Hormonas fluctuantes y cómo afectan el sueño en las mujeres

En caso de que los síntomas sean demasiado molestos, vista a un médico. Un especialista puede recomendarte fármacos y suplementos nutricionales, como vitamina B6, calcio y magnesio.

 

Vía: Medline Plus