Los dolores de cabeza son comunes en niños y adolescentes. Aunque no lo creas, se puede tratar de un mal hereditario, es decir, si un padre, abuelo u otro miembro de la familia los recibe, existe la posibilidad de que un niño también los tenga.

Algunos niños son más sensibles a los desencadenantes del dolor de cabeza que otros. Para ayudar a detectar el problema, los médicos piden a los padres y niños mayores  que lleven un diario de dolor de cabeza.

El médico hará un examen neurológico completo. Esto puede implicar mirar a los ojos, probar los nervios y hacer que su hijo haga cosas como caminar o tocar su nariz.

La dieta, los hábitos y los patrones de sueño parecen ser clave para evitar o empeorar este tipo de dolores y malestares.

Conoce más: Dolor de cabeza en adolescentes, lo que debes saber

Recomendaciones

El tratamiento para los dolores de cabeza depende de la causa probable. Pero puedes cuidar la mayoría de los dolores de cabeza cotidianos en casa.

  1. Haz que el niño se acueste en una habitación fresca, oscura y tranquila.
  2. Pon un paño fresco y húmedo sobre su frente y ojos.
  3. Enséñale a relajarse.
  4. Indícale que respire profundamente.
  5. Asegúrate de que tu hijo haya comido y bebido algo. Los niños con migrañas a menudo solo quieren dormir y pueden sentirse mejor cuando se despiertan.

Si tu hijo tiene migrañas con frecuencia, es posible que el médico le recete un medicamento para tomar cuando comience o diariamente para tratar de prevenirlos.

También puedes recurrir a los analgésicos de venta libre. Si tienes alguna pregunta sobre cuánto dar, consulta a un médico. Si tu hijo es menor de 2 años o tiene otros problemas médicos, llama a su médico antes de administrar analgésicos.

 

Vía: Kids Health