Las verduras brindan muchas de las vitaminas y los minerales que el cuerpo necesita para alcanzar una buena salud. Naturalmente, son bajas en calorías y ricas en fibra, nutriente que favorece la saciedad, previene el sobrepeso y normaliza el movimiento intestinal. De hecho, varias investigaciones han mostrado que comer frutas y verduras puede reducir el riesgo de enfermedades a largo plazo, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer.

Para mantener un estilo de vida saludable, es importante ingerir una gran variedad de verduras. Aquellas de color verde oscuro —como brócoli, espinaca y lechuga— suministran diferentes nutrientes que las hortalizas anaranjadas y rojas —calabaza, zanahorias y camote—. 

Conoce más: ¿Qué sucede si no comes frutas y verduras?

Debes considerar que las frutas y verduras crudas pueden contener microbios dañinos que conducen a intoxicaciones. Por ello, es importante lavarlas y almacenarlas correctamente para alargar su duración y evitar daños a la salud. Te compartimos algunas recomendaciones.

  1. Las verduras a temperatura ambiente se deshidratan rápidamente. Si no puedes ponerlas en el refrigerador, y quieres conservarlas por mucho tiempo, coloca sus tallos en agua para mantener la humedad.
  2. El mejor espacio para la conservación es la nevera. De preferencia, guárdalas enteras, sin cortar y en bolsas perforadas o abiertas. Consúmelas antes de que el color de sus hojas sea amarillo.
  3. En cuanto a las verduras de consumo en crudo, lávalas, sécalas y guárdalas en bolsas o recipientes amplios y aireados para consumir en un máximo de 2 a 3 días.
  4. Si consumes verduras envasadas, presta atención a la fecha de caducidad y observa sus características —color, hidratación, exceso de humedad, presencia de moho, etcétera—.
  5. Algunas verduras, especialmente las que se ingieren cocidas, pueden congelarse. Si bien cambia su textura, conservan muy bien el valor nutritivo.

Recuerda que una dieta balanceada debe incluir productos de todos los grupos alimenticios; es decir, lácteos, granos y cereales, carnes magras, frutas y verduras. Si tienes dudas sobre tu alimentación y requieres asesoría, visita a un especialista en nutrición.

 

Vía: EFE Salud/ CDC