,

La caída del cabello es inevitable conforme llega el envejecimiento. Lamentablemente, la alopecia o calvicie puede aparecer a temprana edad.

Esta cuestión afecta a muchos hombres jóvenes, dañando su autoestima y confianza, debido a que en la adolescencia se construye la identidad, y los cambios físicos bruscos golpean su estado emocional.

La alopecia en jóvenes ocurre, principalmente, a raíz de una predisposición genética. Otras causas son:

  • Alopecia seborreica. Surge por el aumento de la producción de grasa en el cuero cabelludo. Es consecuencia del estrés, la ansiedad, la anemia y los cambios hormonales.
  • Alopecia androgenética. Ocurre por un exceso de hormonas masculinas. Un nivel elevado de andrógenos reduce la densidad del cabello.
  • Alopecia areata. La pérdida de cabello va por zonas y se extiende por todo el cuero cabelludo. Se debe a que la base del folículo es más estrecha que la parte del distal.
  • Alopecia por tracción. Se debe a factores externos, como peinados agresivos o por la tricolomanía —compulsión por arrancarse el cabello de raíz—.

Conoce más: Alopecia por tracción, causas y prevención

Recomendaciones

1. Mantén una buena higiene

Tener el cuero cabelludo limpio es vital para retrasar la caída. Considera que la falta de higiene produce seborrea, misma que promueve la calvicie.

2. Lleva una alimentación balanceada

La alimentación es la base para prevenir muchos males, incluyendo la pérdida de cabello. Si bien no es suficiente para detener por completo la caída, puede retrasarse con una adecuada proporción de carbohidratos, grasas y proteínas. Es importante, a su vez, consumir vitaminas y hierro, provenientes de frutas y verduras.

3. Corta tu cabello con regularidad

Con el fin de mantener los capilares abiertos, corta tu cabello regularmente. Esto permitirá sanearlo.

4. Realiza masajes capilares

¡Hazlo en casa! Este tipo de masajes reactivan el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo. Realiza masajes circulares desde el centro de la cabeza.

5. Fármacos

Existe controversia respecto a este punto. Toma en cuenta que no todos los productos funcionan igual en todas las personas. Si decides consumir algún medicamento —o aplicarlo en la piel— debe ser recetado por un especialista.

 

Vía: Medline Plus