Las caminatas son consideradas el mejor ejercicio para mantenerse activo físicamente. De hecho, se recomienda a personas con cualquier tipo de necesidad, como adultos mayores o deportistas con alguna afección o lesión física. Muchos expertos en el tema han señalado que caminar a una buena velocidad ayuda a disminuir el riesgo de muerte prematura, pero ¿cómo conseguir sus beneficios?

A decir de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo ideal es caminar 10 mil pasos al día, como mínimo. Esto ayuda a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, demencia y algunos tipos de cáncer; así como a controlar la presión arterial, la glucosa en la sangre y el peso, según el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos.

Conoce más: 6 consejos para caminar adecuadamente

Pero eso no es todo, también contribuye a reducir el colesterol malo —o LDL— y aumentar el colesterol bueno —HDL—, al tiempo que aporta beneficios de antienvejecimiento, que podrían añadir entre tres y siete años de vida.

De acuerdo con especialistas, es esencial que durante la caminata se eleve la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca. Para alcanzar una “marcha rápida”, debes caminar a una velocidad mínima de 5 km por hora. Te contamos algunas medidas clave para hacerlo más fácil.

  1. Cuida el calzado que utilizas. Los zapatos deportivos adecuados deben brindarte buena flexibilidad. Asegúrate de que sean de la medida correcta y que tengan el soporte adecuado, de lo contrario podrías estar expuesto a dolor de espalda, piernas, pies y tobillos.
  2. Lleva ropa cómoda. Podrías sudar un poco, en ese caso lo ideal es usar prendas de algodón. Este material es muy cómodo y absorbe el sudor que generas al caminar. También debes utilizar vestimenta holgada.
  3. Planea el recorrido. Antes de salir de tu casa, revisa que la ruta te ayude a alcanzar el nivel de ejercicio deseado. Al inicio puedes caminar sobre un terreno llano, para después elegir rutas más difíciles y largas. Ve poco a poco, no te expongas a lesiones.
  4. Cuida tu postura. Aunque caminar es una acción natural, debes perfeccionar la técnica para evitar lesiones. El tronco debe estar erguido para mantener el equilibrio corporal. Mírate en el espejo y revisa la posición de tus caderas y hombros. Estos deben estar alineados. También levanta el pecho y tensiona ligeramente el abdomen y los glúteos.
  • Mira hacia delante.
  • Balancea los brazos.
  • Presta atención a tu pisada (talón, pie y punta).
  1. Hidrátate. Es fundamental que bebas agua antes, durante y después de la caminata. Toma un vaso de agua 10 minutos antes de empezar el ejercicio, otro cada 20 minutos y, al terminar, uno o dos vasos más.

 

Vía: Hola Doctor