Los mitos sobre los alimentos son tan numerosos como los diferentes tipos de alimentos que de hecho existen.

Sin embargo, no todos son precisos. Por ello el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos nos menciona estas verdades “irrefutables” sobre los alimentos que todos debemos tomar en cuenta:

1. La carne no es necesariamente saludable

Esto es completamente CIERTO. Por ello, es mejor elegir una pequeña porción (aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas) de carne magra y cortarle cualquier grasa visible.

2. Los productos lácteos no deben ser evitados por completo

NO debes temerle a los lácteos. Lo que sí debes hacer es optar por leche baja en grasa o sin grasa, queso y yogur para obtener una gran cantidad de proteínas y calcio. Asegúrate de consumir 3 tazas por día de productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.

3. Saltarse las comidas no es una buena manera de perder peso

Esto, además de ser verdad, también funciona como advertencia, ya que hacerlo puede causar que te sientas hambriento(a) y en realidad comas más de lo que necesitas.

4. Los alimentos más sanos no necesariamente cuestan más

TOTALMENTE CIERTO. Por ejemplo, las frutas o verduras enlatadas normalmente proporcionan la misma cantidad de nutrientes que las variedades frescas, a menudo a un costo mucho menor.

Conoce más: 3 mitos sobre el consumo de huevo y el colesterol “malo”

Recuerda que nuestra tradición cultural ha propiciado el desarrollo y transmisión de muchos falsos mitos sobre una gran variedad de alimentos, lo que ha generado un cambio en el comportamiento y en los hábitos alimentarios de muchas personas.

La alimentación constituye un hecho tanto biológico como cultural, en donde las creencias y opiniones se han extendido en nuestra sociedad, ya sea transmitiéndose de boca en boca a través de generaciones, o mediante el tipo de publicidad a la que estamos sometidos.

No obstante, gracias a la base científica de la que hoy disponemos, es posible cuestionar tales creencias (a veces muy arraigadas), por lo que siempre debemos recurrir a las opiniones y consejos de los verdaderos profesionales de la nutrición y la salud.

 

Vía: Health Library  / Webconsultas